A las 6 de la tarde el secretario de Estado, Fernando Moraleda, ha dado un nuevo dato de participación en estas elecciones generales: el 61,05% de los llamados a votar lo han hecho, un dato que queda a tan sólo 2 puntos del mismo boletín de las elecciones de 2004, cuando la participación total y final fue de un 77,26%.

Todo indica que el dato de participación será muy parecido al de 2004 y así el dato se vuelve a acercar a la media de un 74,44% que tienen las elecciones españolas en toda su historia. Habrá que esperar hasta las 21 horas para empezar a seguir este conteo y por supuesto, el de votos. En ALT1040 lo haremos minuto a minuto, además prestando especial atención a las declaraciones y a los hechos que se vayan dando a lo largo de la noche.

Hay muchas anécdotas de este día de votación, como por ejemplo la enorme papeleta en la que se listan los candidatos al Senado, y la cual hay que doblar sabiamente para introducirla en un pequeño sobre. "Esto es una vergüenza", se quejaba una crispada señora por la tarde, al comprobar que tras 2 intentos el sobre no le cerraba.

También estas elecciones son una demostración de que España está cambiando socialmente. Para estas elecciones, hay unos 294.482 inmigrantes que son potenciales votantes. Ellos son los que se han nacionalizado en los últimos 10 años. La participación de este colectivo en las elecciones es cada vez más notorio y lo pude comprobar mientras estuve visitando un colegio electoral esta tarde. Se trata del Colegio Amador de los Ríos en Madrid, donde incluso una de las mesas es presidida por una inmigrante. Nelly Pineda es dominicana, pero de los 16 años que lleva viviendo en España, lleva otros tantos con la nacionalidad española. Por eso, hoy votará y además ha formado parte del proceso electoral de este que ya es su país.

Porque sí, hay unos 4 millones de inmigrantes con permiso de residencia que aún no pueden votar en las elecciones generales, restringidas sólo para los españoles. Esto provocó una curiosa anécdota, cuando me llegó la inscripción al censo y que me invitaba a votar aún cuando no tengo la nacionalidad española. Acudí al colegio electoral, y tras varias averiguaciones, los atentos vocales y miembros de la mesa me explicaron que debía tratarse de un error en el censo, cuya solución pasa por una serie de trámites más bien engorrosos.

Lo dicho, atentos porque comenzamos una completa cobertura con fotos, enlaces, historias, noticias y declaraciones.