John Moltz cuenta su experiencia en el keynote de Steve Jobs durante la Macworld 2008 que se llevó a cabo hace unos días:

Algunas personas con pases generales de admisión hicieron fila toda la noche para asegurarse la oportunidad de ver algún producto nuevo de Apple en el keynote, otros se formaron al amanecer, pero cuando te la pasas de fiesta toda la noche, mantenerse despierto puede llegar a ser un problema. Por suerte hay un Starbucks justo al lado de la zona oeste del centro Moscone (donde se llevó a cabo el evento), pero desgraciadamente la fila para comprar cafés es más larga que la fila para entrar al keynote.

Enlace: A keynote view from the cheap seats | Vía: Daring Fireball