El hábito de comerse el pelo es conocido como tricofagia, es una variante de la Pica, que es una enfermedad que provoca apetito por cosas no comestibles. Justo eso es lo que le sucedía a una chica de 18 años que sufría fuertes dolores de estómago y vómitos que le llevaron a perder 20 kilos.

Cuando puso su caso en manos de especialistas en gastroenterología, los resultados de las pruebas revelaron que prácticamente todo su estómago estaba obstruido por una gran masa que resultó ser ¡su propio pelo!

El monstruo capilar de 5 kilos y con medidas de 38x17x17 centímetros era el resultado de varios años de ingestión de pelo. El caso, que fue publicado por el New England Journal of Medicine, ya ha sido resuelto tras una exitosa operación. Mientras, la paciente ya se recupera, ha dejado de comerse el pelo y ha recuperado 10 kilos de peso.

Y es que parece que hay cosas que el estómago no asimila. Al final será verdad eso de que tragarse los chicles es malo.

Enlace: Doctors untangle the strange case of the giant hairball | Vía: Neatorama