En España pasan cosas que no están escritas. Hoy el Senado sometía a votación el techo de gasto correspondiente al año 2008. Se trata del primer paso para la elaboración de los Presupuestos Generales que se remitirán al Congreso en Septiembre para su debate.

El techo de gasto propuesto ha sido aprobado a pesar de la mayoría absoluta del grupo parlamentario popular en la cámara. ¿Por qué? Porque 22 senadores no fueron hoy a trabajar:

Según fuentes del PP, de las veintidós ausencias entre los senadores de este partido, aproximadamente quince han sido justificadas porque coincidían con sesiones de investidura autonómicas, entre ellas Madrid y Castilla y León, mientras que los otros siete han faltado al pleno sin justificación alguna. El PP se planteará sancionar a estos siete senadores, con multas de entre 300 y 600 euros, según las mismas fuentes.

El vicepresidente segundo, Pedro Solbes, señaló en declaraciones a los periodistas que, como los distintos partidos expresaron en el debate su intención de repetir la misma postura que tomaron en el Congreso, la votación tendría que haber supuesto el rechazo del techo y los objetivos, pero "las ausencias" de los senadores del PP provocaron la aprobación definitiva.

¿No se supone que esta gente debería representar los intereses de los que le han votado? Eso sería lo ideal, pero parece que los canapés que sirven en las sesiones de investidura son lo suficientemente buenos como para dejar a un lado algo tan importante como tomar una decisión económica importante para un país.

Enlace: La ausencia de senadores del PP permite la aprobación del techo de gasto para 2008