Felipe Calderon

Atrás quedan las teorías conspiratorias, los ataques de campaña entre candidatos, las especulaciones, y plantones. Algunos han decidido olvidarse de Andrés Manuel López Obrador y otros aún esperan con mucho entusiasmo lo que pase el 20 de noviembre.

Con el triunfo de Felipe Calderón México perdió y no lo digo por las expectativas que pueda tener de su gobierno, ni por su línea política conservadora, sino porque durante su campaña más que lograr transmitir y convencer al electorado de los beneficios de él quien presida al país dedicó una cantidad de recursos en intentar convencer que su adversario "era un peligro para México".

Bombardear con ese mensaje logró infundir miedo de votar por él, logró que en conversaciones se hable de lo peligroso que sería que gobierne, la campaña logró su objetivo con buenos resultados. No estoy defendiendo a AMLO, de hecho estoy seguro que si Felipe Calderón se hubiera enfrentado a otro otro candidato lo hubiera hecho exactamente igual.

Calderón será el presidente de México durante seis años por un aparente miedo de millones de mexicanos a un cambio profundo en el país que ya no necesita de más gobiernos conservadores y tibios que no pueden tomar decisiones de fondo que dejen el camino de la continuidad. No tengo la menor idea si López Obrador representaba ese cambio, tal vez está loco pero estoy convencido que justamente lo que se necesita es un poquito de eso...

...un poquitito de locura.