Los jóvenes primero fuimos adictos a la TV (aún me tocó de pequeño), luego "al Nintendo" (esa me tocó durante los 12-17 años), después a internet (desde los 20 a la época) pero ahora es el turno de los teléfonos móviles; siempre hay una empresa, un individuo, un medio alarmista que quiere hacernos creer que la pseudo-dependencia a la tecnología no sólo es mala sino peligrosa.

Los extremos siempre son malos, pero no todos vivimos al borde del colapso nervioso si nos quitan el Playstation, si no nos podemos conectar o si nos quedamos sin móvil. Aún así por ahí nos quieren hacer creer lo contrario.

De acuerdo a 20 minutos, la mitad de los jovenes madrileños de 17 años dueños de teléfonos móviles se sienten "agobiados" cuando se quedan sin móvil. Ahora, me pregunto yo: ¿agobiado es equivalente a adicto? -- no creo, pero tal vez ustedes queridos lectores tienen otro punto de vista.

Ahora, la agencia anti-droga de la comunidad de Madrid está preparando un programa para prevenir este «fenómeno» malditos teléfonos ¡son peores que la cocaína! -- el objetivo es "cienciar a la población más vulnerable sobre el riesgo de desarrollar una conducta adictiva por el uso indiscriminado de modernos aparatos y sistemas de comunicación como el teléfono móvil, Internet o videojuegos." ah... volvieron los fantasmas de la adicción al internet y a los videojuegos. ¡Es que no podían faltar!

Proximamente, ayuda profesional de la agencia anti-drogas para:

  • Adicción a los iPods
  • Adicción a los blogs
  • Adicción al MySpace/Hi5/Orkut

...y lo digo en serio, cada tendencia, cada producto de moda, cada nueva tecnología es una excelente oportunidad para crear miedo, incertidumbre y duda (FUD).