El ministro del interior británico Charles Clarke adelantó que planteará algunas medidas en la reunión de ministros de interior y justicia de la unión europea relacionadas con el control ciudadano para prevenir futuros atentados por medio de acceso libre de la policía a llamadas telefónicas y correos electrónicos además de mayores chequeos fronterizos. En pocas palabras: Gran Bretaña sigue los mismos pasos que Estados Unidos atentando fuertemente contra la privacidad de sus ciudadanos.

¿Es ésta la respuesta correcta al terrorismo?