Tras el lanzamiento del Motorola Droid Turbo como Moto Maxx en México y en Brasil, parecía plausible un lanzamiento a escala europea y mundial del dispositivo. El posible anuncio era algo muy esperado entre los seguidores de Motorola y los de lo que se considera Android limpio en general, ya que los dos grandes flagships de este año que podrían satisfacer esas necesidades no acaban de cumplir en todos los sentidos. Por un lado el Moto X 2014 flaquea bastante en cámara y autonomía y el Nexus 6 se va de tamaño para usuarios que prefieran dispositivos más contenidos.

De ahí la expectación por este Motorola Moto Maxx. Un flagship con todas las letras: gran cámara a priori, lo último en procesador, la resolución más alta disponible y una enorme batería. Sin embargo, según informa Motorola Francia a través de su cuenta verificada de Twitter, el dispositivo no llegará ni a Francia ni a ningún otro país europeo a través de los cauces tradicionales.

Tener exclusividades en ciertos mercados y con ciertas operadoras como ocurre con Verizon en Estados Unidos ha sido desde hace años una práctica habitual de las marcas con algunos terminales. Sin embargo en el caso del Moto Maxx es extraño. Por ejemplo, que Android One no llegue a Europa puede entenderse dado su planteamiento, son terminales enfocados a mercados emergentes. En ese sentido, de hecho, llegó a rumorearse con que ese sería el destino exclusivo de los Moto G y Moto E, algo que hubiera sido totalmente normal. En este caso al tratarse de un tope de gama, con las consecuencias económicas que ello conlleva, la decisión no parece tener sentido más allá de hacer crecer Motorola como marca en Brasil y México. Una pena, pues el Moto Maxx en Europa sería un nuevo éxito de Motorola.