Uno de los orígenes asociados con la palabra “secta” tiene que ver con “cortar” o “separar”. Si a estos significados se les busca una lectura más simbólica, podría pensarse que se trata de una ruptura con lo establecido. Una idea que, en secreto y seguida por fieles, late en una parte de la sociedad sin que esta sea consciente de su existencia. Luther: cae la noche, la nueva película de Netflix protagonizada por Idris Elba, describe cuán profundo pueden actuar las asociaciones de ese estilo en el mundo contemporáneo. 

Una de las premisas de Luther: cae la noche es que el mundo digital es un espacio dado al cultivo de cualquier tipo de hierba. Así como parte del conocimiento de la humanidad se encuentra a través de los ordenadores y los móviles, esos dispositivos también pueden ser usados para fomentar aquellas facetas individuales que, quizá, en un contexto distinto, no se revelarían. En este punto, ¿qué papel juega el otro? Sirve de cómplice. 

John Luther, el personaje interpretado por Idris Elba, es un detective encargado de desmontar una de esas sectas. El líder de esta organización es David Robey, encarnado por Andy Serkis. Escondido detrás de móviles y cámaras, Robey se encarga de organizar escenas grotescas para aterrorizar a la sociedad. En su misión, hurga en los secretos de Luther y lo hunde en una cárcel. 

Luther: cae la noche

Idris Elba y Andy Serkis protagonizan una historia que los confronta. Ambos representan la clásica polaridad entre el bien y mal. Mientras uno es un detective reconocido, otro lidera una secta que debe pasar por encima de la ley para expandirse. Sus actuaciones son buenas, pero el guion de Luther: cae la noche no ayuda a potenciar sus capacidades. La película de Netflix se queda corta en varios aspectos, con buenas intenciones que no llegan a un puerto seguro.

Puntuación: 2.5 de 5.

El tono detectivesco de Luther: cae la noche

Teniendo en cuenta la tradición británica en relación con los relatos sobre policías y detectives, Luther: cae la noche se apega a esa mitología. Su protagonista no es una figura idealizada. Pero tampoco está lejos de ser un referente. La película de Netflix, en un principio, lo describe como el tipo más capacitado en su área. Reconocido dentro de su gremio, la revelación de una serie de malas prácticas embarra su reputación para beneficio de David Robey.

De esta forma, la película plantea un pulso entre el bien y el mal; una historia clásica en la que uno debe perseguir a otro. Entonces, se revela uno de los primeros ‘peros’ que surgen en esta producción: la construcción de esa polaridad, de la rivalidad entre John Luther y David Robey, no es efectiva. Más allá de lo que les reclama su rol, como psicópata y detective, no queda claro el vínculo entre ambos fuera de una idea de moral que no resulta diferencial.

Durante algunos tramos, Luther: cae la noche funciona mejor dentro de las características de una película de acción que de un relato policial. Las interacciones entre los personajes, que destacan en producciones como Slow Horses, no funcionan en esta película. Eso afecta la relación que el espectador puede sostener con los intérpretes. Sin esa proximidad, la fuerza bruta carece de emotividad.

El atractivo de la película

Aunque Luther: cae la noche es irregular en cuanto a la construcción de personajes y los vínculos entre ellos, la película es un poco más efectiva en cuanto a lo simbólico: sin llegar a ser una crítica social, sí hay un cuestionamiento al uso de lo digital como un espacio en el que, desde el anonimato, se puede actuar de forma impune. 

David Robey encuentra en otros, escondidos detrás de un avatar, una masa sobre la cual construir su propio show de terror. “El cuarto rojo”, descrito así en la producción de Netflix, es algo más que un relato urbano. Robey cuenta con decenas, quizá centenares, de aficionados al horror más cruel. Un grupo amplio de personas que disfrutan con el dolor ajeno y la sangre derramada de forma espectacular y a través del streaming

Luther cae la noche, en Netflix

En menor medida, uno de los planteamientos de Luther: cae la noche es si, acaso, no habrá grupos de WhatsApp, Telegram o Instagram que funcionen de una manera similar; no tan gráfica, pero sí simbólica. No se trata de sugerir que estas aplicaciones son el problema; sino de invitar a pensar en cómo su uso también tiene un lado que quizá se omite

Como líder de esa secta digital, capaz de organizarse para realizar distintas acciones violentas en el plano real, la actuación de Andy Serkis es convincente. Junto con Idris Elba, Serkis completa una buena pareja de protagonista y antagonista a la que le hizo falta un mejor guion. Aun así, por algunas interpretaciones que pueden extraerse sobre la maldad y la perversión, Luther: cae la noche puede ser una buena compañía durante algún rato. 

Luther: cae la noche está disponible desde el 10 de febrero de 2023 en Netflix.

También en Hipertextual:

La actualidad del cine y la televisión en 2 minutos

Recibe todas las mañanas en tu email nuestra newsletter. Una guía para entender en dos minutos las claves de lo realmente importante en relación con la tecnología, la ciencia y la cultura digital.

Procesando...
¡Listo! Ya estás suscrito

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario