Apple ha anunciado nuevos MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas, así como la esperada renovación del Mac Mini. En ambos casos, llegan potenciados por los nuevos integrantes de la familia Apple Silicon: los chips M2 Pro y M2 Max, que, como no podía ser de otra manera, prometen un rendimiento bestial en comparación con sus predecesores.

Los nuevos SoC presentados en sociedad siguen la línea trazada por Apple desde la introducción del M1. Es decir, toman una base ya establecida y la llevan a otro nivel, ofreciendo notorias mejoras de rendimiento, pero bajo la promesa de no sacrificar la eficiencia energética. Algo particularmente importante al lidiar con dispositivos para profesionales como los MacBook Pro.

Así las cosas, los M2 Pro y M2 Max no solo escalan las cifras del chip M2 que se introdujo a mediados del año pasado. También dan un salto formidable en comparación con las versiones más potentes de la familia M1.

Por ejemplo, Apple asegura que un MacBook Pro de 16 pulgadas con M2 Pro puede procesar imágenes en Photoshop un 40% más rápido que un dispositivo equivalente con M1 Pro. Pero no se detiene allí, puesto que asegura que puede hacerlo un 80% más rápido que un MacBook Pro de 16» con un procesador Intel Core i9, una GPU Radeon Pro 5600M, 64 GB de RAM y 8 TB de almacenamiento SSD.

Mientras que el M2 Max es promocionado como el chip más poderoso y eficiente jamás diseñado para un portátil de uso profesional. Este modelo no solo multiplica las cifras de la versión Pro, sino que también deja en ridículo al M2 original. Es evidente que Apple se ha jugado una ficha muy importante en el desarrollo de su nuevo hardware, especialmente para acallar las críticas de quienes decían que tenía problemas para mantener el ritmo de los saltos evolutivos entre generaciones.

M2 Pro: elevando las capacidades del M2 original

M2 Pro | Apple

El M2 Pro parte de las bases establecidas por el chip M2 que se conoció en 2022 y lleva sus capacidades a otro nivel. El SoC ha sido desarrollado con un proceso de 5 nanómetros de segunda generación y presenta 40.000 millones de transistores. Esto no solo es el doble de los incorporados en el M2 original, sino casi un 20% más de los vistos en el M1 Pro.

El M2 Pro llega con 10 o 12 núcleos de procesamiento, de los cuales hasta 8 pueden ser de rendimiento, y los restantes de eficiencia. Mientras que la GPU puede ser de hasta 19 núcleos, contra los 16 del M1 Pro. En cuanto a la RAM, soporta hasta 32 GB; en tanto que el ancho de banda de la memoria unificada es de 200 GB/s.

Esto se traduce en una performance general un 20% superior a la de un M1 Pro. Mientras que la velocidad de procesamiento de gráficos es hasta un 30% mayor.

M2 Max: llevando el M2 Pro al extremo

M2 Max | Apple

Así como el M2 Pro parte de la base del M2 original, el M2 Max hace lo propio a partir del M2 Pro. De esta forma, nos encontramos con un chip que introduce 67.000 millones de transistores y cuya principal evolución se ve en el apartado de memoria y procesamiento de gráficos.

El M2 Max introduce la misma CPU de hasta 12 núcleos del M2 Pro. Sin embargo, su GPU es de hasta 38 núcleos, y cuenta con una caché L2 más grande. En cuanto a la RAM, el chip más potente de Apple soporta hasta 96 GB. Mientras que el ancho de banda de la memoria unificada es de 400 GB/s; es decir, el doble que la del M2 Pro, y cuatro veces más que la del M2.

De acuerdo con Apple, el M2 Max ofrece un 30% de mejora en el procesamiento gráfico comparado con el M1 Max. Además, los de Cupertino han hecho especial hincapié en su bajo consumo de energía, incluso al tener que lidiar con cargas de trabajo muy pesadas.

Pensando en los creadores de contenido

MacBook Pro

Al igual que los M1 Pro y M1 Max, los nuevos SoC de Apple están pensados para usuarios profesionales. Sean fotógrafos, diseñadores, creadores de contenido, etc. Especialmente quienes trabajan habitualmente desde un MacBook Pro, aunque a partir de ahora también desde el modernizado Mac Mini.

Un punto interesante del chip M2 Pro es que ofrece codificación y decodificación acelerada por hardware para vídeo en ProRes, HEVC y H.264. En tanto que el M2 Max puede duplicar la velocidad de codificación de vídeos del M2 Pro, gracias a que posee dos motores dedicados a ProRes y otros dos a la codificación de los clips en general. Esto será especialmente útil para quienes editan, renderizan y reproducen múltiples archivos en 4K u 8K en simultáneo, sin preocuparse por la carga sobre el ordenador o el consumo de energía.

Por último, Apple ha destacado que tanto el chip M2 Pro como el M2 Max utilizan la última generación de su Neural Engine. El mismo es 40% más potente que su predecesor y puede procesar 15.800 billones de operaciones por segundo.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario