Apple quiere dejar de depender de Samsung, LG y otros fabricantes externos que actualmente producen paneles para sus dispositivos. Bloomberg ha revelado que la compañía de Cupertino estaría lista para comenzar a fabricar sus propias pantallas microLED, las cuales llegarían, en primer lugar, al Apple Watch; y más adelante, a los iPhone.

No será, eso sí, hasta 2024 cuando veamos las primeras pantallas fabricadas por Apple con el objetivo de reducir su dependencia de terceros. Se espera que la compañía lance el primer panel propio para el Apple Watch a finales del próximo año. Sería, además, un panel microLED, y no OLED, como el que incluyen los actuales modelos. Esta tecnología, en concreto, podría ofrecer diferentes ventajas frente a los paneles actuales, como más brillo o mejores ángulos de visión.

Fuentes conocedoras en el asunto, además, han confirmado a Bloomberg que las pantallas microLED “hacen que el contenido parezca pintado sobre el vidrio”. Más adelante, reiteramos, podríamos ver paneles desarrollados por Apple y con esta tecnología en los iPhone. Mientras tanto, los iPhone 15 y iPhone 15 Pro, que podrían anunciarse a finales de este año, contarían en su mayor parte con paneles fabricados por BOE, según Ming-Chi Kuo. La compañía china, de hecho, podría superar a Samsung y convertirse en el principal proveedor de pantallas para los mencionados modelos, con un 70 % de la producción frente al 30 % que tendría Samsung.

Apple quiere dejar de depender de fabricantes de terceros para los componentes de sus dispositivos

Apple

No contar con fabricantes de terceros en el desarrollo de componentes para sus propios dispositivos es, sin duda, una importante ventaja para Apple. Principalmente, porque la compañía tendría un mayor control “sobre el diseño y las capacidades de sus productos”, indica el citado medio. Esta, además, no sería la primera vez que Apple limita su dependencia de un fabricante externo para los componentes de sus productos.

En 2020, la compañía anunció su decisión de dejar de lado a Intel para fabricar sus propios chips ARM para Mac. Los llamados Apple Silicon no solo le permitían a la firma de Cupertino desarrollar un procesador más potente que los del fabricante de semiconductores, también ofrecían a Apple la posibilidad de no tener que depender del calendario de lanzamientos de estos componentes por parte de Intel.

Desde entonces, la compañía ha anunciado nuevas versiones de sus equipos con chips propios, los conocidos como M1, M1 Pro, M1 Max, M1 Ultra y M2 y desde entonces, ninguno de los modelos se ha actualizado con una versión con SoC Intel. De hecho, solo queda un equipo con procesador de terceros: el Mac Pro, que podría actualizarse con un chip ARM este mismo año.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario