Entre tanto alboroto provocado tras la compra de Elon Musk, Twitter tiene otra situación compleja que debe resolver. Una buena parte de las oficinas centrales de la compañía, ubicadas en San Francisco, quedaron desocupadas después de la salida de miles empleados. Algunos fueron despedidos por orden del magnate, mientras que otros renunciaron por cuenta propia. Independientemente de lo anterior, el hecho es que Twitter tiene mobiliario y equipo de cómputo que ya no se está usando.

De momento, nada indica que tengan la intención de cambiar su sede hacia un lugar de menores dimensiones. No obstante, ya se están moviendo para resolver el tema de los muebles que nadie utiliza. Según The Guardian, la empresa ya ha puesto en subasta múltiples artículos, algunos de ellos con valor simbólico porque eran muy distintivos de las oficias. Por ejemplo, una enorme pieza de madera en forma de @ y otra más con el logo de Twitter.

De igual manera quieren deshacerse de equipamiento de cocina. En la subasta, publicada en Heritage Global Partners, es posible ver un dispensador de cerveza y hasta un asador para 24 pollos. Sin duda, las épocas de consumo de comida deliciosa llegaron a su fin en Twitter.

Poco después de que Elon Musk tomó el control de la red social, dejó claro que los descansos mensuales y la comida gratis, tan característica en algunas empresas de Silicon Valley, serían cosa del pasado. Es por esta razón que tener mobiliario de este tipo ya no tiene ningún sentido.

La subasta también incluye un iMac de 27″ cuyas especificaciones internas no se han detallado. ¿Tiene alguna particularidad? Pues la verdad es que no. El único detalle es que tiene el logo frontal de Apple tapado por con un sticker de Twitter, pero no más. Quizá en la red social desconocen que es posible adquirir el mismo ordenador conociendo sus características completas y sin entrar en una subasta.

Twitter busca ingresos donde sea

Twitter

Evidentemente, se espera que la subasta de mobiliario y equipamiento de Twitter continúe en las próximas semanas. Seguramente el recurso económico obtenido no servirá para sanar las desastrosas cuentas de la plataforma, pero al menos no se convertirán en un nido de arañas.

Y hablando de temas económicos, esta semana finalmente lanzaron el renovado Twitter Blue. Destaca, sobre todo, por ofrecer la tan ansiada verificación de cuentas, que tuvo que ser replanteada debido al caos generado con su fallido primer lanzamiento. Eso sí, para obtener la famosa insignia azul, dorada o gris, habrá que abrir la cartera.

Twitter Blue cuesta $8 dólares mensuales, y Elon Musk espera que los ingresos obtenidos con esta propuesta sirvan para enderezar el rumbo económico de su red social. La tendrá muy difícil, eso sí, ya que el verdadero sustento de Twitter son las ganancias por publicidad. El problema es que una gran parte de los anunciantes abandonó el barco al no tener garantías sobre el futuro de la plataforma en cuanto a la moderación se refiere.

Según The Wall Street Journal, las visitas del administrador de anuncios de Twitter se derrumbaron hasta en un 85% durante noviembre, lo que demuestra la salida masiva de anunciantes. Quizá lo puedan compensar son su subasta…

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario