Desde que asumió el control de Twitter, Elon Musk puso en marcha un brutal recorte de gastos. Algo que no solo quedó en evidencia con los despidos masivos, sino también con la decisión de cortar las tarjetas de crédito corporativas, eliminar los servicios de cafetería, y hasta al negarse a pagar la renta de sus oficinas o por servicios ya recibidos. Pero esto es solo una pequeña parte de su estrategia de «cortar, cortar y cortar», como ha sido definida por sus laderos. Al punto tal que, en las últimas semanas, los propios empleados de la red social se han visto obligados a llevar su propio papel higiénico al trabajo.

Según reporta The New York Times, esto se debe a que Elon Musk ha decidido eliminar los servicios de limpieza en sus instalaciones estadounidenses. Los baños en las oficinas de Twitter ya llevan bastante tiempo sin atención, lo que, además de traducirse en suciedad, implica la ausencia de elementos de aseo tan preciados como el papel sanitario. Motivo por el cual, los trabajadores han optado por llevar rollos desde sus casas para cubrir dicha faltante.

La falta de higiene no es un problema menor en Twitter. De acuerdo con el citado medio, la semana pasada la compañía despidió al personal de limpieza de sus oficinas en Nueva York, e hizo lo propio con 10 integrantes del equipo de seguridad corporativa. Todo esto lleva a pensar que la intención de Elon Musk es cerrar uno de los dos edificios que la empresa utiliza actualmente en la Gran Manzana.

En San Francisco, California, donde se encuentra la sede central de la red social, ha sucedido algo similar. Los empleados a cargo de los servicios sanitarios fueron desvinculados después que realizaran una huelga en reclamo de mejores salarios. Desde entonces, la situación ha llegado a niveles impensados.

La falta de higiene en las oficinas más importantes de Twitter no se limita a baños sucios o sin papel higiénico. En su intento por recortar costes inmobiliarios, Elon Musk ha compactado el espacio para que los empleados antes distribuidos en 6 pisos ahora trabajen en solamente 2. Los cuatro restantes han sido cerrados. Esto ha llevado a que las instalaciones se vean inundadas de «olor corporal y de restos de comida».

Elon Musk cree que Twitter puede funcionar sin oficinas, papel higiénico ni servidores

Elon Musk Twitter, multimillonario

Si crees que los empleados de Twitter llevando su propio papel higiénico a la oficina es solo un dato anecdótico, puede que tengas parte de razón. Pero deja en claro cuál es la dinámica que ha instaurado Elon Musk desde que puso un pie en las instalaciones de la red social.

La periodista Zoë Schiffer, de Platfomer, indicó ayer que la intención de la compañía es cerrar sus oficinas de Seattle. Un dato no menor, considerando que se trata del segundo hub de ingeniería más importante que posee Twitter fuera de San Francisco. De acuerdo con un correo electrónico filtrado, la intención es que los empleados continúen trabajando desde sus casas.

Pero si Twitter puede funcionar sin oficinas ni papel higiénico, seguro que también puede hacerlo sin servidores, ¿verdad? Al parecer, Elon Musk no solo se lo ha preguntado, sino que lo ha puesto a prueba. El NYT asegura que el magnate ordenó que se apagara el centro de datos que la compañía posee en Sacramento, California, para abaratar costes. ¿Cuándo? En Nochebuena, por supuesto.

Si bien los usuarios no sufrieron inconvenientes inmediatos por el cierre del datacenter de Twitter, la determinación no estuvo exenta de polémicas. Según exempleados de la compañía, la decisión pudo haber provocado la pérdida de datos y de hasta un 30% del poder computacional de la red social. Y si los servidores hubieran continuado funcionando, habrían sido de gran ayuda para aliviar las interrupciones que sufrió la plataforma el pasado miércoles.

Pero esto no es todo. Si bien Elon Musk presumió que el cierre del centro de datos no trajo consecuencias negativas a la compañía, para ciertos trabajadores no fue así. La caída de los servidores impactó en sistemas internos, por lo que se convocó a algunos ingenieros a trabajar previo a la Navidad para recuperarlos.

¿Estará dando resultados el recorte de gastos impulsado por el magnate? Aparentemente, Twitter se ha ahorrado 500 millones de dólares en «costes no laborales» desde principios de noviembre. Una cifra notable, pero cuyo impacto en el camino hacia la ansiada rentabilidad aún no se puede medir. Los encargados de materializar las órdenes de Elon Musk son Jared Birchall, su mano derecha, y Steve Davis, CEO de The Boring Company.

Participa en la conversación

5 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. El teletrabajo se está convirtiendo en lo de hoy, da incluso más tiempo para hacer cosas que antes no se podía por los largos viajes. Imaginense trabajar desde otro país y que no exista ningún inconveniente. ¿Cansado de vivir en un mismo pais? Solo hay que tomar las maletas y conservar el mismo trabajo, en definitiva de las mejores ideas .

  2. Apoyo la intención y me siento identificado.

    Aportar argumentos basados en hechos a personas que desconocen lo que sucede es un buen gesto.

    Lamentablemente no creo que el caso sea lo anterior, estamos viviendo un blanco y negro en la interpretación de la realidad en todos los niveles: Sospecho que tanto a quien escribe como a quien quiere creer que el problema es el papel higiénico y no el FBI destinando fondos públicos para pagar sueldos de los que eliminan y cancelan cierto tipo de información en Twitter basado no en su veracidad o falta de ella sino por alineamiento ideológico, poco le interesan los otros puntos de vista.

    Lo único que huele a putrefacto es que gran parte de la sociedad que se identifica como progresista esta cada vez mas cerca de la doctrina de la Inquisición.
    Ten cuidado con lo que afirmas en ciertos «medios de comunicación» que puedes terminar siendo juzgado públicamente en un auto de fe por herejía…

  3. El progresismo es un virus tóxico y es la mayor amenaza actual para la libertad y la democracia. Obviamente los infectados no pueden darse ya cuenta de ello.

  4. Sigo a varios medios progres como este porque, aunque tengan ideas contrarias a las mías, me parece perfectamente respetable que sea así y también quiero conocer lo que piensan otros que no tienen mis mismos puntos de vista. Es más: si alguna vez sufrieran presiones o amenazas para cortar su libertad de expresión yo me opondría con todo lo razonable que estuviera a mi alcance (incluso sabiendo que ellos no lo harían) porque una de las cosas que nos diferencia es que yo jamás apoyaría la censura de nadie. Pero bueno, las cosas son así y las acepto.

    Ahora bien: por otra parte, aún siendo todo lo flexible que puedo en cuanto a lo ideológico, me parece que ya uno toca fondo y llega a miseria moral más profunda, se convierte en la basura más absoluta, cuando tienes un medio de comunicación y te pones a «informar» sobre Twitter en este caso, y no mencionas ni una sola palabra sobre los escandalazos que se han venido destapando gracias a la documentación de la compañía que ha ido destapando Musk (por cierto apoyándose en periodistas de izquierdas que, estos sí, tienen sus ideas pero por encima de ellas son personas decentes). Después de las barbaridades que se han conocido en las últimas semanas, sobre las cuales tú no has querido ni rechistar, sí sacas un post sobre… papel higiénico. Si esto no te hace reflexionar es que, lo siento, tus padres fallaron en algo.

    Como esto me parece tan grave, y sé que otros medios de la misma familia van a publicar cosas parecidas, voy a guardarme este comentario para publicarlo allí también. Sé que no va a servir para nada porque cuando uno llega a este grado de putrefacción moral es porque todo le da igual, pero al menos opinaré hasta que me censuren a mí también.