Si para Navidad y fin de año se tuviera que presentar un cuento, si se buscara más allá de los libros, y se encontraran las opciones que ofrece Apple TV+ dentro de su plataforma, convendría fijarse en El niño, el topo, el zorro y el caballo. Cuando se empieza a ver, quizá no se encuentre mucha resonancia con las fiestas. Pero esa coincidencia aparecerá después, con el paso de los minutos. 

Si las fiestas implican dar regalos, hay que tener en cuenta que estos pueden venir de distintas maneras. En El niño, el topo, el zorro y el caballo puede haber un puñado de ellos, quizá decenas. Porque este corto animado, una fábula agradable a la vista y conmovedora por sus diálogos, va dejando presentes a través de sus distintas secuencias. Tanto estéticos como filosóficos.

Aunque su título es lo bastante explícito como para imaginar alguna historia, ayudaría no tomárselo literal porque esta historia es mucho más metafórica de lo que parece. Un cuento de poco más de media hora sobre el que se podría estar conversando durante algunas horas y, quizá, incluso, se encuentre en él cuestiones para llevar durante toda la vida. 

El niño, el topo, el zorro y el caballo

Se trata de la adaptación de una de las obras infantiles que más está llamando la atención dentro de la literatura. Fue realizada por el artista Charlie Mackesy. Apple TV+ da con una historia en la que el dibujo es poderoso y la sencillez de los diálogos no le resta profundidad al mensaje. Como toda pieza de literatura infantil, su mensaje resuena tanto en los chicos como en los adultos. Un corto animado que puede posicionarse dentro de los clásicos de la familia para estas épocas de fiestas.

Puntuación: 4.5 de 5.

El niño, el topo, el zorro y el caballo
y la búsqueda de la luz

Quienes en algún momento de la historia son ajenos entre sí, de forma progresiva van estableciendo relaciones. Los cuatro personajes comparten miedos y secretos para darle forma a un vínculo que los convierte en algo más, que los aleja de ser extranjeros en sus propias tierras para transformarlos en algo similar a una pandilla que se retroalimenta entre sí.

Ese es uno de los regalos más evidentes de esta historia, pensar en la posibilidad de que las diferencias suelen ser menos que aquellos aspectos que integran al ser, que lo conectan, que lo acercan al otro. Esa revelación se produce de la mano con otros detalles en el dibujo que van haciendo de El niño, el topo, el zorro y el caballo una historia repleta de placer visual.

La búsqueda de la luz a través de estos personajes no se produce en un solo sentido. Ellos buscan un lugar, uno que brilla, que les recuerda al calor de hogar, para terminar encontrando todo eso en su interior. Un vínculo que floreció en la adversidad para hacerse un nexo que cambiará la vida de todos. No se descarta que, en este caso, queden algunas frases clave para el espectador, como: “Recuerda siempre: eres suficiente, justo como eres”. 

Un ensayo sobre la integración, en Apple TV+

El niño, el topo, el zorro y el caballo desea explorar cuánto de las diferencias pueden ser desmontadas cuanto importa un fin en común; cuántos de los prejuicios, en los personajes y en el espectador, pueden ser convertidos en otra cosa, quizá, incluso, corregidos. Es entonces cuando surge otro de los posibles presentes: en esos personajes se pueden ver tantos otros que forman parte de la cotidianidad. 

El niño, el topo, el zorro y el caballo, crítica del corto animado de Apple TV+, 2

El relato animado no se queda ahí. También funciona como una guía para la vida, sin hacerlo de forma vulgar o caer en lugares comunes. Lo hace con simpleza y elegancia, resolviendo los miedos y las circunstancias de sus protagonistas. Mientras tanto, lo dicho: los integra para convertirlo en eso que ellos buscan. Se trata de una historia que puede conmover a adultos y niños, hasta el punto de desear volver sobre algunos tramos.

Este corto animado puede ser visto por adultos y chicos por igual. Pero se sospecha que, con la excusa de las fiestas y algo de tiempo libre, puede ser una opción para la familia tenga un momento en común. Uno que puede ser muy agradable y, quizá, hasta se convierta en un clásico dentro del hogar en esta época del año. La historia está inspirada en la obra del artista Charlie Mackesy. Un libro que se ha posicionado como un éxito y que, al igual que la producción, también puede ser considerado como un regalo.

El niño, el topo, el zorro y el caballo estará disponible en Apple TV+ a partir del 25 de diciembre.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario