Hace unos días, se reveló que el coste total de Avatar: el camino del agua, de James Cameron, ascendía a $400 millones de dólares. Una inversión tan monumental que la convierte en una de las películas más costosas jamás filmadas. No obstante, también en un duro reto que superar, que incluye no solo recuperar la inversión, sino además sustentar la posibilidad de una saga.

Según Cameron, el universo total de Avatar debería abarcar cinco películas, lo que quiere decir que la secuela del éxito del 2009 solo será una historia de transición. Pero también una forma de reconectar al público con la épica ecológica que cambió, de muchas maneras distintas, el cine de ciencia ficción.

No obstante, Avatar: el camino del agua se enfrenta a un panorama complicado. Con el histórico récord de la original todavía como un hito del cine, su continuación debe abarcar varios espacios distintos a la vez. Más allá del éxito en salas — y lograr conquistar a toda una nueva audiencia —, debe confirmar el poder en taquilla de la historia.

Avatar: el camino del agua es el primer paso de un ambicioso proyecto que requiere demostrar su poder financiero. Incluso, el mismo director reconoció que el largometraje debe ser por necesidad un éxito de taquilla gigantesco. “Lo único que podría asegurar la continuidad de la franquicia es que logre recaudar al menos dos billones de dólares”.

avatar: el sentido del agua james cameron duración
20th Century

Avatar: el camino del agua tiene un largo trayecto que recorrer

Se trata de una cifra gigantesca en un mercado pospandémico al que le llevó meses estabilizarse gracias varios éxitos de taquilla apreciables. Películas como Spider -Man: No Way Home, de Marvel, y Top Gun: Maverick apenas lograron rebasar la mítica barrera del billón de dólares. Aunque la recuperación es evidente, también se encuentra expuesto a las consecuencias inevitables de dos años de condiciones extremas.

De hecho, las grandes franquicias de superhéroes se enfrentan en la actualidad a una eventualidad inesperada. La mayor parte de sus estrenos tuvieron una pérdida sustancial de audiencia para su segundo fin de semana. Incluso la apuesta segura de Disney de un animado para el fin de semana de Acción de Gracias resultó un fracaso. Mundo Extraño, de Don Hall, se convirtió en la película del estudio con la menor recaudación de un estreno en la señalada fecha.

Avatar

De modo que Avatar: el camino del agua comienza en terreno movedizo. También en un trayecto complicado que debe, al menos, profundizar en varias situaciones distintas. Desde reconectar a la audiencia con una película que se estrenó trece años atrás y competir en un mercado distinto, hasta conquistar a un público por completo nuevo. Uno, además, acostumbrado a la ciencia ficción y a efectos digitales y, quizás, sobresaturado de su uso. Y por si eso no fuera suficiente, el comienzo de la posible saga Avatar coincide en un momento de debate acerca de la perdurabilidad sobre las grandes franquicias.

El peso del conflicto sobre la rentabilidad de Avatar: el camino del agua incluye, además, su duración. La película rebasa las tres horas de metraje, lo que la enfrenta a menos proyecciones diarias en sala. Si a eso sumamos que, probablemente, su mayor fortaleza estará en cines IMAX o con tecnología 3D, las opciones se reducen aún más. En tales condiciones, ¿puede la secuela de Cameron ser un éxito de taquilla monumental?

Un escenario con muchas complicaciones 

El mismo director ha respondido algunas inquietudes al respecto y, de hecho, está convencido de que el núcleo del dilema está en la experiencia en cines. Para Cameron, la percepción de Avatar: el camino del agua como espectáculo es lo que podría vencer las posibles dificultades con las que esta tendrá que lidiar.

Avatar 2: el camino del agua

También manejar, en la medida de lo posible, las demandas de un nuevo tipo de espectador. Uno que tiene a su disposición la posibilidad de aguardar por un estreno eventual en streaming o, en cualquier caso, analizar otras opciones. En una conversación con Total Film, el realizador admitió que Avatar: el camino del agua recorrerá un espacio complicado.

“El mercado podría dejar claro que simplemente (la franquicia) no es rentable. Estamos en un mundo diferente ahora que cuando escribí estas cosas (la franquicia completa). Es el doble golpe: la pandemia y la transmisión. O, por el contrario, tal vez le recordemos a la gente de qué se trata ir al cine. Esta película definitivamente hace eso. La pregunta es: ¿a cuántas personas les importa algo semejante ahora?”.

James Cameron para Total Film

A la vez, Cameron enfrentará el factor tiempo, que implica más de una década desde el estreno de la historia original de Avatar. A pesar de la buena acogida de su reestreno, la historia perdió relevancia y también importancia. Incluso cierto sentido de la oportunidad dentro del siempre en evolución mundo del cine. 

La épica ecológica de Cameron se convirtió en el 2009 en una rareza que sorprendió en varios puntos distintos. No obstante, en la actualidad es un artefacto de nostalgia. Tanto como para que, a pesar de que su apartado visual siga siendo asombroso, deba afrontar críticas sobre su argumento sencillo. En el mejor de los casos, uno que ha sido repetido, imitado y profundizado en múltiples formas distintas durante más de una década.

El factor tiempo para la franquicia Avatar 

En una estrategia inteligente, Disney lanzó un reestreno en salas selectas de Avatar meses antes de la llegada de su secuela. Pero, a pesar de sus discretas cifras de recaudación, no logró el impacto esperado. Por ahora, la película no se encuentra en ninguna plataforma streaming, lo que dificulta una revisión.

El apartado temático de Avatar: el camino del agua también puede inclinar la balanza de la preferencia del público. La historia original era simple y, de hecho, fue una de las mayores críticas que recibió durante su estreno. ¿Necesitaba ampliar su universo más allá de la complejidad de Pandora como ecosistema?

Avatar la forma del agua

La pregunta parece responderse a través de una mayor exploración de los Na’vi y otras tribus del planeta. No obstante, la cuestión se hace más complicada a medida que cualquier relato de la franquicia deberá probar su eficacia en Avatar: el camino del agua.

A semanas de su estreno, la promoción insiste en un regreso a un universo querido e inolvidable. Pero, ¿es suficiente para triunfar? La gran pregunta se extiende más allá. ¿Podrá triunfar tanto como para convertirse en un suceso histórico? Solo resta esperar.

Deja un comentario

Deja tu comentario