Configuré mi primer sistema de Sonos en 2010. Eran dos Sonos Play:5. A partir de ahí he probado, diría que, decenas de productos de la compañía con, siempre, muy buenas sensaciones. Pero para sin duda hubo un antes y un después en mi experiencia y ese fue el Sub. Ahí cambió todo. La música, las películas y las series, todo se escuchó distinto. No es casualidad que el subwoofer de la compañía siempre ha sido considerado uno de los mejores de la industria, y es por eso que el Sub Mini, una versión un poco más pequeña —y sobre todo económica— era tan esperada.

En especial, si consideramos que el Sub tiene un precio que ronda los 850 dólares/euros. La posibilidad de conseguir un incremento significativo en la experiencia del sonido por menos dinero, para aquellos que tienen un sistema de Sonos, es muy atractiva. La salida del Sub Mini parece la respuesta a esa necesidad.

Sonos Sub Mini

El Sonos Sub Mini es un subwoofer un poco más pequeño y un poco más económico para sistemas de altavoces Sonos, muy apto para películas, series y para escuchar música. Ofrece muy buena calidad, mejora significativamente la experiencia de sonido, pero el precio puede ser un poco alto para algunas personas. Además, la función de TruPlay solamente funciona con dispositivos iOS y todavía no está disponible en Android.

Puntuación: 4 de 5.

Tras un poco más de una semana de probar el Sub Mini en dos ambientes distintos, uno para ver series y películas y otro para escuchar música, mis impresiones son en general positivas, pero siempre teniendo en cuenta que el espacio físico —y los altavoces con los que se acompañan— son claves para tener una buena experiencia de sonido.

De mini, poco

El Sub Mini de Sonos de mini tiene muy poco. Tiene 30 centímetros de alto y un diámetro de 23 centímetros. Pesa 6,3 kilos y se puede adquirir en blanco o negro. Yo he probado la unidad de color negro porque creo que es el color más popular, puesto que será el que pasa más desapercibido. La unidad en color blanco es bonita, pero sospecho que resaltará mucho en diferentes ambientes.

Dicho eso, si quieres que un subwoofer llene de graves un ambiente, simplemente no puede ser pequeño. Por supuesto que, comparado con un Sub, sí que lo es. Sin embargo, no podemos perder de vista que nos enfrentamos con la física. No es posible que un altavoz suene realmente bien si no tiene un tamaño lo suficientemente grande como para emitir el sonido a la potencia necesaria para hacer que se sienta su presencia.

Sonos Sub Mini

Al igual que el Sub de Sonos, el Mini tiene dos altavoces dinámicos que están uno frente al otro, con un túnel central. El diseño no es casualidad, es así para evitar la mayor cantidad de vibraciones posibles en el suelo donde se asienta. Los vecinos lo agradecerán, pero también tú, puesto que hay una diferencia muy grande entre escuchar sonidos muy graves cuando el dispositivo vibra y cuando no vibra.

En definitiva: menos vibración equivale a menos distorsión y, por lo tanto, mejor percepción y emisión de sonidos a bajos niveles, lo cual significa mejor calidad de sonido. En este apartado, gracias a su diseño y tamaño, el Mini se comporta tan bien como su hermano mayor.

Pero, insisto: si esperabas un subwoofer portadle, que puedes mover de un lado a otro con facilidad, el Sonos Sub Mini no lo es. Y si quieres buena calidad de sonido, de verdad, no quieres eso.

Sonos Sub Mini

El tamaño de la habitación (y los altavoces) importa

Sonos ha hecho énfasis en que el Sub Mini no es para todos. Recomienda su uso con una barra de sonido Sonos Beam o la Sonos Ray. Si buscas acompañarlo de altavoces para escuchar música, aconsejan que se empareje con la gama más pequeña, como los Sonos One.

Yo he probado el Sub mini en dos ambientes separados para dos casos de uso completamente distintos. Primero lo hice con un sistema 5.1 compuesto de una Sonos Arc + dos Sonos One en una habitación de tamaño mediano. Mi objetivo fue medir resultados en una situación que no necesariamente es la ideal.

Pero el resultado es bastante positivo. El sistema de Sonos logró balancear el Sub Mini junto al Sonos Arc y los Sonos One sin problema alguno. Eso sí, tuve que hacer el proceso de TruPlay que recomienda la marca para la mejor experiencia de uso posible. La habitación donde lo hice no es grande, por lo que los graves llenaban el ambiente sin una pérdida perceptible de calidad.

Sonos Sub Mini

En el sistema 5.1 de Sonos con el que hice la prueba para ver series y películas yo ya tengo un Sub, por lo que las comparaciones entre uno y otro son inevitables. Hay un punto en el cual el Sub es superior y es cuando los sonidos están por debajo de los 25 Hz. En esos casos el subwoofer grande es capaz de emitir entre dos y tres veces más volumen de sonido que el Mini. Y en muchos casos sí que se nota. De hecho, diría que es el principal diferenciado en capacidades técnicas de sonido entre un dispositivo y otro.

Después hice una prueba en otro ambiente: la redacción de Hipertextual. Muy a pesar de mis compañeros de trabajo, donde conecté el Sub Mini junto a dos Sonos: Play 3, ¡que ya están descontinuados! No fue casualidad. ¿Funcionarían bien si emparejo altavoces que ya no se venden con un producto nuevo? Sí, y muy bien. Es una de las cosas que más me gusta de Sonos, que sus productos, por muy antiguos que sean, en general siguen funcionando muy bien.

En ese sentido, nuevamente, el Sub Mini ha sido suficientemente potente como para llenar el ambiente de sonidos graves, de forma lo suficientemente sutil, pero aumentando significativamente la experiencia de escucha música.

Más que comparar la calidad entre el Sub y Sub Mini a la hora de escuchar canciones, recomendaría escuchar una canción con el subwoofer encendido y después apagado. La diferencia es muy notable. Y eso, creo, es lo que importa al tomar la decisión de compra de un producto del precio del Sonos Mini.

No se puede emparejar con otros subwoofers de Sonos

Una de las esperanzas que teníamos muchos de los que usamos sistemas de sonido de Sonos, es la posibilidad de emparejar el Sub Mini con un Sub. Pero esto no es posible. Y es una pena, pero hay una explicación técnica: la calidad de los graves con dos subwoofers de especificaciones un tanto distinta será peor, que si solo funciona uno de ellos. Especialmente por debajo de los 25 Hz.

Tampoco es posible configurar dos Sub Mini en un solo sistema Sonos, lo cual tiene absolutamente todo el sentido, porque en ese caso es mejor comprar un Sub, que es muy potente. y listo.


¿Deberías comprar el Sonos Sub Mini?

Sin duda alguna el Sonos Sub va a ser el producto al que muchos entusiastas de la música o el cine en casa van a optar si eligen un sistema de Sonos. A la mitad del precio del Sonos Sub, pero con la mayoría de las capacidades sonoras, es más que suficiente en muchos casos.

Pero no puedo dejar de hacer el mismo énfasis que la marca hace con la importancia del tamaño de los ambientes en donde se usará el Sub Mini. Si la habitación es muy grande, el subwoofer simplemente no será suficiente. En menor medida, el dispositivo tendrá más presencia dependiendo del tamaño de los altavoces. No es lo mismo emparejarlo con un Beam que con un Arc. No será lo mismo emparejarlo con unos Sonos One que con unos Sonos Five. Para estos últimos, mejor un Sub grande.

Tengo dos críticas grandes con el dispositivo. Primero su precio. Por 499 € o 429 dólares sea un poco difícil de justificar en algunos casos. Y lo segundo es que el TruPlay, lo que hace que los dispositivos Sonos se escuchen tan bien, solo se puede hacer con un iPhone. Y eso es una pena.

Participa en la conversación

2 Comentarios

Deja tu comentario

  1. @Santiago Moreau «No será lo mismo emparejarlo con unos Sonos One que con unos Sonos Five. Para estos últimos, mejor un Sub grande»