El rover Perseverance de la NASA es popular, más que todo, por sus impresionantes imágenes del planeta rojo. Además, no podemos olvidar la misión de traer muestras del lecho de antiguos lagos que poblaron a nuestro planeta vecino. No obstante, parece que estas misiones son solo la punta del iceberg, y es que experimentos recientes indican que el Perseverance también podría ser capaz de generar oxígeno en Marte.

A ver, el Perseverance puede hacer un montón de cosas. Desde ser un explorador planetario de propulsión nuclear, hasta una plataforma de comunicaciones que ha permitido volar el primer helicóptero en otro mundo. Pero esto no es todo, y es que el equipo detrás del proyecto MOXIE ha revelado que también funciona como una suerte de árbol mecánico.

MOXIE, acrónimo bajo el que se identifica el Experimento in situ de Oxígeno en Marte (por sus siglas en inglés), es descrito como "la primera demostración de utilización de recursos in situ en otro planeta, produciendo oxígeno a base de la electrólisis de óxido sólido del dióxido de carbono en la atmósfera marciana". ¿Qué significa este tecnicismo exactamente? Se trata de un método capaz de procesar el dióxido de carbono en la atmósfera de Marte, y transformarlo en oxígeno.

¿Vamos a poder respirar en Marte?

El MOXIE ha sido diseñado para ser compacto y entrar dentro del cuerpo del Perseverance

Desde abril de 2021, el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) ha estado liderando detalles del proyecto MOXIE. No obstante, no fue hasta finales de agosto que decidieron publicar los resultados de la investigación en ScienceAdvances. Se trata de la primera actualización con respecto al proyecto, y los resultados parecen bastante alentadores.

El estudio sugiere que, en un futuro cercano, podríamos ser capaces de producir aire respirable en la superficie marciana, incluso con su delgada atmósfera. Para esto, el MIT y MOXIE han diseñado un método de procesar los componentes de la atmósfera marciana. El resultado ha sido un total de seis gramos de oxígeno por hora, un logro que han conseguido en cada una de las siete pruebas que han realizado con el rover Perseverance en Marte.

Los dispositivos de MOXIE no ocupan más espacio que una lonchera en el Perseverance, y el logro ha sido bastante grande. Solo podemos imaginar lo que podría conseguirse utilizando dispositivos de mayor tamaño, o en una mayor cantidad.

Se trata de la primera demostración de la utilización real de recursos en la superficie de otro cuerpo planetario y su transformación química en algo que sería útil para una misión humana.

Jeffrey Hoffman, ex astronauta de la NASA y actual profesor de aeronáutica y astronáutica en el MIT

Cómo funciona la producción de oxígeno del Perseverance

El aire de Marte, por su parte, está en su mayor parte compuesto por dióxido de carbono. Este aire es luego filtrado para eliminar impurezas y contaminantes, y posteriormente presurizado para que el proceso transcurra de manera más eficiente.

Después del paso anterior, el aire es redireccionado a un instrumento denominado Solid OXide Electrolyzer (SOXE). Mediante cargas electroquímicas, se separan las moléculas de dióxido de carbono en iones de oxígeno y monóxido de carbono. Tras este proceso, los iones del oxígeno se unen en pares para conformar oxígeno molecular. Este último, por supuesto, es el que necesitamos para poder respirar.

Eso sí, el Perseverance no puede almacenar el oxígeno. Después de su producción, la maquinaria del MOXIE revisa su pureza y posteriormente libera el oxígeno y el monóxido de carbono de regreso a la atmósfera de Marte.

Astronautas en Marte

Sin embargo, el equipo del MOXIE sigue trabajando para verificar que este procedimiento sea viable en distintas condiciones en la superficie de Marte. Así, todavía falta probar la capacidad de producir oxígeno en distintas condiciones y temperaturas, como en el amanecer y el atardecer, periodos donde la temperatura del planeta rojo varía de forma dramática.

Por otro lado, MOXIE intentará producir oxígeno en una mayor cantidad de gramos, superando el límite de los 6 g. que conocemos hasta ahora.

Sea como sea, esta investigación del MOXIE es esencial para la creación de una base humana en Marte. Después de todo, uno de los planes actuales de la humanidad es llevar a nuestra especie a colonizar el planeta rojo, un plan que parece tan descabellado como impresionante. Por supuesto, la producción de oxígeno sería necesaria para el desarrollo de vida vegetal, animal e incluso para propulsar nuestras naves de regreso a la Tierra.

Deja un comentario

Deja tu comentario