Pau Gasol, el histórico jugador de baloncesto que abandonó el deporte en 2021, lleva tiempo en el negocio de las inversiones. Ahora, el deportista, ha decidido invertir en el sector de la venta online de flores. Concretamente en Colvin, la startup de venta online de ramos que lleva tiempo trabajando en su expansión por Europa.

Según afirma la compañía, Pau Gasol es el nuevo inversor y asesor. Aunque no han hacen pública su participación financiera en la tecnológica de flores. Una que está camino de cerrar un 2022 exitoso. Con los 45 millones de euros que Colvin cerró el pasado año (que hacían un total de 70 millones por parte de los inversores), los objetivos fueron los de expandirse y abrir verticales comerciales. Concretamente, en Francia e Italia, con la adquisición de dos empresas del sector. También con la venta de un software de gestión a compañías de flores tradicionales. Un negocio que, como ya explicaban desde la compañía a Hipertextual, estaba demostrando tener un margen de crecimiento muy rentable en Europa.

Ahora, con la entrada de Pau Gasol en el accionariado de Colvin apuntan a que buscan que el deportista tenga un papel relevante en la construcción y evolución de la compañía. Apuntan que "colaborará de forma activa en el desarrollo de la cultura de la compañía para afrontar nuevos retos".

No es la primera inversión de Pau Gasol

Desde que dejase el mundo del baloncesto profesional, Pau Gasol ha incentivado su faceta de inversor en compañías de diferentes sectores. También como asesor, donde destaca su papel en Mediapro, y su papel como filántropo. Desde su fundación Gasol Foundation, trabajan desde 2013 para luchar contra la obesidad infantil. Por supuesto, también ha hecho sus pruebas en el mundo de la literatura con su libro Vida y Bajo el Aro.

Junto a Rafa Nadal y Cristiano Ronaldo, Pau Gasol es inversor de la cadena de restaurantes franquiciados Tatel; ahora mismo localizados en Madrid, Ibiza y Los Angeles. Pero el interés del jugador de baloncesto por el mundo de la gastronomía no termina ahí. Junto al Grupo Zela, también cuenta con dos establecimientos en Ibiza y Londres. También bajo el modelo de franquiciado.

Como otros inversores, Gasol también se ha centrado en aumentar su patrimonio inmobiliario. Con una finca de 250 hectáreas en Guadalajara y una vivienda en Barcelona, la empresa inmobiliaria controla unos activos de 3,8 millones de euros.

En la sección de empresas ligadas al mundo de la tecnología, y a la que ahora se une Colvin, Pau Gasol tampoco es nuevo. Es asesor e inversor de BetterUp, una empresa de coaching–un unicornio considerado el líder mundial en su campo– en la que el Príncipe Harry de Inglaterra opera como director de impacto. Fundada en 2013 por Alexi Robichaux y Eduardo Medina, la compañía cuenta con una valoración de 1.735 millones de dólares y una última ronda Serie D de 125 millones.

También invirtió en Overtime Sports, una agencia de marketing para el sector del deporte. Por último, en 2021 invirtió en Therabody; una empresa de investigación para tratar lesiones en deportistas de alto rendimiento. Y que ya trabaja con la Asociación China de Baloncesto para usar sus productos terapéuticos. También el Manchester United.

Deportistas invirtiendo en startups

Por supuesto, la faceta inversora en startups de Pau Gasol no es nueva. Y muy probablemente, tampoco sea la única. Ya son muchos los deportistas retirados –o incluso en activo– los que han entrado en el mundo de las finanzas.

Serena Williams es una de las más destacadas. Impossible Food, Tonal para entrenar en casa o Mastersclass para cursos online dados por famosos, han atraído la atención de la tenista. Por su parte, Beckham invirtió en Periscope antes de su compra por parte de Twitter.

Porque es el mundo del fútbol en España el que más está interesado en el sector de la innovación. Con Gerard Piqué, jugador del Barça, a la cabeza. Kosmos, su empresa de inversiones deportivas, es una de las más destacadas. Y también polémicas por algunos contratos cerrados a manos del deportista. Kerad Holding, la más rentable para el jugador, actúa como inversora inmobiliaria. A través de ella intentó tener éxito, sin conseguirlo, en el sector de los videojuegos de fútbol.

También exjugador del Barça, Andrés Iniesta entró en el accionariado de First1Vision, una startup para ver los partidos de fútbol en vivo en primera persona a través de los jugadores. Casillas colabora estrechamente con Wayra, la aceleradora de Telefónica. Por su parte, Sergio Ramos entró en el accionariado de Fever y Arbeloa participó en una de las rondas de We Are Knitters, startup para los amantes del ganchillo, y Reclamador.es.

Deja un comentario

Deja tu comentario