Ahora que cruzamos los dedos para que el próximo intento de lanzamiento de Artemis sea el definitivo, es inevitable rememorar los primeros viajes del ser humano a la Luna. Millones de personas en todo el mundo vieron en televisión como Neil Armstrong daba aquel primer pequeño gran paso. Y los que no pudimos verlo en directo hemos curioseado montones de fotografías después. El problema es que no tenían precisamente una gran resolución. No es para menos, ni la época ni el lugar eran los más favorables para obtener imágenes con gran resolución. Sin embargo, uno de los mejores expertos en restauración digital de la NASA, Andy Saunders, se ha afanado en corregirlas poco a poco hasta obtener unas instantáneas remasterizadas que nos dan una idea mucho más clara de lo que ocurrió en las misiones del programa Apolo.

El propio Charlie Duke, uno de los astronautas que viajaron a la Luna en el Apolo 16, ha declarado que lo que se ve en las fotografías es prácticamente lo que recuerda haber observado a través de sus ojos. Por lo tanto, nosotros mismos podemos viajar a nuestro satélite gracias a las imágenes de Saunders.

Todas ellas pueden verse en su libro Apollo Remastered, recién publicado por la editorial Penguin. No obstante, podemos empezar con este pequeño aperitivo.

Una diferencia impresionante

NASA/Andy Saunders

Una de las fotos del libro que Saunders ha hecho públicas es esta en la que se compara la imagen de Buzz Aldrin, emocionado por la llegada a la Luna en el Apolo 11, antes y después de la remasterización. No solo tiene un color infinitamente mejor, sino que se ven todos los detalles a la perfección. 

El primer selfie del espacio

NASA/JSC/ASU/Andy Saunders

Hoy en día los selfies se han convertido casi en nuestro día a día. Pero en el pasado también se hacían, especialmente en ocasiones especiales. Y hay pocas cosas más especiales que ser uno de los primeros humanos en pisar la Luna. Por eso, Buzz Aldrin se realizó esta fotografía, en la que además podemos ver reflejada en la visera de su casco una pequeña porción del espacio que se abría a su alrededor.

Foto doble en la Luna

NASA/JSC/ASU/Andy Saunders

Russell Schweickart y David Scott realizaron una serie de ensayos previos al viaje a la Luna a bordo del Apolo 9. En estas misiones previas también se realizaron fotografías tan interesantes como esta, en la que puede verse a Schweickart con Scott reflejado en su casco. Se ve que los cascos de los astronautas eran un buen recurso para hacer más interesantes las fotografías.

Los souvenirs que no volvieron

NASA/JSC/ASU/Andy Saunders

Las misiones Apolo viajaron a la Luna con un gran número de objetos, desde un fragmento de uno de los aviones de los hermanos Wright hasta semillas de árboles, pasando por una banderita y una placa conmemorativa para repartir entre los países que dieron su apoyo a la misión de la NASA.

La mayoría de esos objetos volvieron a la Tierra. Sin embargo, algunos sí que se quedaron allí. Algunos de ellos, como una fotografía de la familia de Charlie Duke, pueden verse también en las imágenes remasterizadas por Saunders.

Un bonito paisaje de la Luna

NASA/JSC/ASU/Andy Saunders

El Apolo 17 fue el último que viajó a la Luna. En esta misión tomaron una bonita imagen del paisaje selenita cuya remasterización deja ver los detalles a la perfección.

Para ver más, tendremos que hacernos con el libro de Saunders. Desde luego, si este es el aperitivo, entre sus páginas debe haber verdaderas joyas. 

Deja un comentario

Deja tu comentario