La misión DART ya ha llegado a su destino y se prepara para impactar en el punto adecuado de uno de los asteroides del sistema binario formado por Didymos y Dimorphos. Ha tardado en llegar diez meses, en un trayecto en el que ha aprovechado para tomar unas bonitas fotos de Júpiter y algunas sus Lunas. Pero no ha sido una simple foto turística. En realidad, con ella ha probado algunos instrumentos que deben funcionar a la perfección en el momento de la colisión.

Se trata de su sistema de navegación y su cámara a bordo, la Didymos Reconnaissance and Asteroid Camera for Optical navigation (DRACO). El primero se utilizó para orientar la nave hacia Júpiter, del mismo modo que tendrá que dirigirse a los asteroides para impactar correctamente. En cuanto a DRACO, deberá encargarse de tomar fotografías, tanto de la colisión como de sus secuelas. La NASA contará también con el apoyo de la cámara de LICIAcube, una nave lanzada por la Agencia Espacial Italiana, que servirá como apoyo. Pero, lógicamente, su propia cámara tomará las fotografías más cercanas.

DART no ha impactado con Júpiter, pero sí que ha podido aprovechar ciertas similitudes con el sistema de asteroides de su última parada para probar todos esos instrumentos. Y el ensayo ha salido a la perfección. 

Júpiter y sus cuatro lunas más grandes, fotografiados por DRACO. NASA.

¿Por qué DART ha hecho una parada en Júpiter?

Los científicos de la NASA que manejan DART configuraron su sistema de navegación para que localizara una de las lunas de Júpiter, Europa, a medida que esta emergiera de detrás del planeta en el viaje que realiza a su alrededor. El avistamiento es muy similar al que tendrá lugar entre Dimorphos y Didymos. El primero de esos dos asteroides será el elegido para el impacto. Por lo tanto, la nave debe saber reconocerlo cuando aparezca y pararse frente a él en el lugar adecuado.

En el ensayo con Júpiter se han saltado el paso del impacto, pero sí que han puesto en marcha DRACO, para tomar fotografías similares a las que se tomarán durante la colisión. 

El resultado es una imagen en la que se ve a la perfección Júpiter, con sus cuatro lunas más grandes. Estas son Ganímedes, Io, Calisto y Europa y, en realidad, esta última, la que se usó para realizar el experimento, es la más pequeña de ellas.

Una de las científicas detrás de la cámara de a bordo, Carolyn Ernst, ha explicado en un comunicado de la NASA que las imágenes son fantásticas, por lo que todos están emocionados por ver qué nos muestra DART esta noche. Las imágenes que tome DRACO quedarán para la posteridad, pero también podremos seguir el impacto en directo, gracias a la retransmisión de la NASA. La hora es un poco intempestiva para la noche de un lunes si nos encontramos en España, pero vale la pena.

Deja un comentario

Deja tu comentario