Desde que se desató la guerra de Ucrania, el control de las comunicaciones en el territorio ocupado ha sido una de las prioridades de Rusia; por ello, no sorprende que las tropas que responden a Vladímir Putin hayan montado un aparato de censura y espionaje sobre los ciudadanos que aún viven en dichas regiones. En tal sentido, un informe de The New York Times expone cómo se está obligando a los proveedores de internet y telefonía móvil a redirigir sus servicios a través de redes rusas para facilitar esa tarea.

El citado medio se centra en el caso de Jersón, en el sur de Ucrania. Dicha ciudad, que se encuentra bajo control ruso de facto desde fines de abril pasado, ha cortado sus lazos digitales con el resto del país. Las empresas que proveen el acceso a internet a hogares, empresas e instituciones han tenido que dar de baja las conexiones con Kiev y enrutarlas hacia Rusia, a través de Crimea.

La primera consecuencia de esta operatoria es la censura que sufren quienes aún residen en la Ucrania ocupada. Al redirigir el acceso a la web a través de redes rusas, los usuarios no pueden acceder a plataformas populares que se encuentran bloqueadas, tales los casos de Google, YouTube, Instagram, Twitter y Facebook. Sin embargo, la restricción no se limita a las redes sociales. Medios de prensa ucranianos y otras fuentes de información independientes también se ven afectados, así como los sitios web de bancos y entidades financieras.

Lo más llamativo es que la censura que Rusia está aplicando sobre Ucrania requiere de la participación de Crimea como un aliado especial. La península anexada por los rusos en 2014 está proveyendo la infraestructura necesaria para el control de las comunicaciones en terreno ocupado. Para ello se está utilizando una empresa estatal rusa llamada Miranda Media, indica el reporte.

Como si esto no fuera suficiente, las tropas de Rusia también están robando equipos y cables de fibra óptica pertenecientes a los ISP ucranianos para ampliar su capacidad técnica y sostener las telecomunicaciones en las regiones bajo su control.

Rusia extiende la censura y la vigilancia sobre Ucrania

Mujer protestando contra la guerra en Ucrania | Rusia | censura Ucrania
Credit: Katie Godowski

Pero la censura sobre Jersón y otras regiones ocupadas de Ucrania no se limita a controlar las conexiones de internet hogareñas o comerciales. Rusia también ha tomado posesión de la conectividad celular, afectando la provisión de telefonía móvil y convirtiendo las redes disponibles en un aparato de espionaje.

El informe de The New York Times indica que los ucranianos que viven en esa zona solo pueden volver a tener conectividad en su smartphone si compran una tarjeta SIM para una línea telefónica rusa. ¿La contra? Para ello es obligatorio presentar su pasaporte. Esto significa que el registro de toda su actividad —llamadas, mensajes, historial online— queda atado a su identidad.

Pero esto no es todo. Según se informa, los militares rusos también han destruido una importante cantidad de antenas. E incluso les disparan a los ciudadanos que intentan subir a sitios altos, desde árboles a terrazas, tratando de obtener señal. Queda claro que tratar de escapar a la censura y el espionaje se ha convertido en una amenaza de muerte en la Ucrania ocupada.

Tratando de evadir el bloqueo

El panorama está lejos de ser bueno, claramente. Así, se ha vuelto más frecuente el uso de servicios de VPN para tratar de evadir la censura que Rusia está ejerciendo sobre Ucrania. Por otra parte, algunas empresas de telecomunicaciones ucranianas han preferido sabotear sus propias redes antes que entregar el control a las fuerzas armadas rusas.

Mientras tanto, el ejército ucraniano trata de reconectar a su red a todos los pueblos y las ciudades que logra recuperar. Es un trabajo muy arduo y que se encuentra permanentemente bajo la amenaza de una nueva ofensiva rusa.

De todas maneras, la situación en torno a la conectividad no es la misma en todos los territorios ocupados por Rusia. Independientemente de lo que sucede en Jersón, otras regiones han sufrido un apagón total que afecta tanto el acceso a la web como a la telefonía móvil, y llevan meses bajo estas condiciones.

Deja un comentario

Deja tu comentario