Mercedes sigue adelante en sus planes de expansión de toda su gama de vehículos. Han presentado los primeros detalles de cómo será el Mercedes EQG, una versión eléctrica de la icónica Clase G, que no pone límites en el lujo, prestaciones y comodidades dentro de un vehículo. Es un objeto de deseo de famosos y muy habitual entre los coches utilizados por las grandes fortunas del mundo.

La gama EQG reemplazaría a los Mercedes Clase G y se espera que la primera versión del vehículo se presente en 2025. La primera vez que lo vimos fue en 2021 cuando la compañía presentó un prototipo del coche en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 2021.

A diferencia de otros coches eléctricos de la marca, tendrá una serie de elementos y aspectos técnicos personalizados que lo van a separar por completo del resto de la oferta comercial de la compañía.

Para empezar los Mercedes EQG emplearán una nueva generación de baterías con alto contenido de silicio. Intentarán conseguir una de las mayores densidades del mercado: entre 20 y 40% más, superando la barrera de los 800 Wh/L. El objetivo es lograr que el vehículo no supere las tres toneladas de peso. Caso contrario, la autonomía sufriría significativamente. La capacidad total será de 108 kWh.

Además, para lograr que el futuro Mercedes EQG pueda ser utilizado en todo terreno, tanto campo como ciudad y autopista, equipará cuatro motores, uno por cada rueda. Contarán con bloques de flujo axial de nueva generación con una potencia de más de 500 caballos. Todo esto lo conseguirá con una nueva plataforma dedicada de la cual aún no se han dado más detalles.

No hay detalles de su interior, pero no esperaríamos menos que lo que ya hemos probado en el Mercedes EQS, y su espectacular Dolby Atmos que se puede experimentar en el habitáculo.

Prototipo del Mercedes EQG en el Salón del Automóvil de Fráncfort
Prototipo del Mercedes EQG en el Salón del Automóvil de Fráncfort

Más innovaciones en el futuro Mercedes EQG

Según ha comentado Autocar, el Mercedes EQG no solo tendrá innovaciones en cuanto baterías o motores. Ingenieros de la compañía están trabajando en que el vehículo sea capaz de imitar el triple bloqueo de diferencial que tiene el Mercedes Clase G. Lo harán por medio de un software de control específico para este modelo.

También tendrá la capacidad de girar sobre si mismo como un tanque, algo que otros vehículos como los Rivian también han implantado, y una de las ventajas de la movilidad eléctrica, que permite el control de tracción independiente de cada rueda con muchísima más simpleza y facilidad.

De momento Mercedes no ha anunciado el precio del futuro EQG. Pero considerando que la versión base, más económica de un Clase G inicia en los 142.069 euros, y que puede superar los 200.000 euros cuando se trata de la versión AMG, no podríamos esperar menos para la versión eléctrica. Sobre todo porque reflejará el lujo que desprende esta línea de coches.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario