Como si se tratara de una hipnotizante medusa colosal, la galaxia Rueda de Carro ha sido captada por el telescopio espacial James Webb. La NASA ha hecho pública una nueva e impresionante imagen del cuerpo celeste, el cual se encuentra a unos 500 millones de años luz de distancia de la Tierra.

El telescopio espacial Hubble ya tenía imágenes anteriores de la Galaxia Rueda de Carro, pero las nuevas fotos del James Webb dejan las cosas más claras. Ahora, sabemos que la galaxia es mucho más impresionante de lo que se pensaba. Según la NASA, la galaxia Rueda de Carro es lo suficientemente grande como para ser clasificada como una galaxia mayor, con un diámetro más grande que el de nuestra Vía Láctea, pero menor al de Andrómeda.

Los científicos revelaron que Rueda de Carro es el resultado de la fusión de dos discos gigantes y de la estructura de sus núcleos. Ambos estrechamente conectados entre sí. Según comentan, la fusión fue un evento de gran intensidad que ocurrió hace cientos de millones de años atrás, cuando una galaxia espiral de mayor tamaño y una más pequeña chocaron a gran velocidad. Así, dieron nacimiento a esta enorme formación lenticular.

La galaxia Rueda de Carro está conformada por dos anillos. El interno siendo el más brillante, y el externo que ofrece una mayor gama de colores, y el cual se ha ido expandiendo desde hace unos 440 millones de años. Juntos, ofrecen una visión tan impresionante que se convierte en una de las imágenes más sorprendentes captadas por el James Webb.

Cómo se interpreta esta imagen captada por el James Webb

James Webb imagen Galaxia Rueda de Carro
Galaxia Rueda de Carro vista con el instrumento MIRI (Mid-Infrared Instrument) del James Webb

La NIRCam es uno de los instrumentos que equipa el James Webb. Esta herramienta le permite al telescopio trabajar en el rango infrarrojo cercano del espectro electromagnético. ¿Qué significa todo este tecnicismo? Básicamente, que es capaz de ver más allá de la luz visible. Gracias a esto, ha podido revelar más estrellas de las que inicialmente se conocían.

La imagen demuestra que muchas estrellas se están formando en el anillo exterior de la galaxia. Una vista que, hasta ahora, no había podido captarse con tanto detalle debido a la presencia de polvo, material que oscurecía gran parte de estas características.

El instrumento NIRCam del James Webb también ha podido revelar datos como la composición química de las estrellas en formación. Asimismo, tenemos una distribución y población de estrellas más antiguas en el núcleo de la galaxia. Las más jóvenes, por su parte, se encuentran en la parte exterior de la misma.

La Galaxia Rueda de Carro es un cuerpo celeste rico en hidrocarburos y compuestos químicos como el polvo de silicato. De hecho, aquellas formaciones que demuestran las mayores concentraciones de estos materiales son los brazos en espiral que conforman su esqueleto.

Rueda de Carro nos muestra su pasado impreso en una impresionante estructura, pero también nos deja echarle un vistazo a su futuro. La visión que ofrece a día de hoy no es más que una fase transitoria. Así, sabemos que seguirá cambiando durante los próximos miles de millones de años