¿Qué hay mejor que una pintura de acuarelas? Pues un fenómeno cósmico que se asemeje a una. Este es el caso de la impresionante Nebulosa de Orión, un cuerpo celeste capturado recientemente por el telescopio espacial Hubble. Sí, aunque el James Webb ya está en órbita dispuesto a mostrarnos el universo como nunca antes casi desde sus inicios, el Hubble sigue demostrando su fuerza con impactantes imágenes.

Para demostrar de lo que es capaz, el Hubble nos muestra hoy a la impresionante Nebulosa de Orión. También denominada Messier 42, M42 o NGC-1976, se trata de uno de los cuerpos más observados y estudiados en el firmamento observable desde la Tierra.

Con una extensión aproximada de 24 años luz, y a una distancia de unos 1.350 años luz de la Tierra, la Nebulosa de Orión está asociada a un objeto Herbig-Haro. Es decir, tiene relación con estrellas recién formadas en el espacio. ¿Cómo se forman? Hasta ahora, parece tratarse de un resultado de la interacción entre el gas expulsado por la estrella central, con nubes de material gaseoso y polvo de tipo interestelar que colisiona a altas velocidades (hasta varios kilómetros por segundo).

La nueva imagen publicada por la NASA llega como cortesía de la Cámara Avanzada de Sondeos del telescopio espacial Hubble. Así, gracias a la cantidad de radiación ultravioleta que se conoce de la Nebulosa de Orión, los investigadores han decidido usarla como campo de exploración para probar las posibilidades del equipamiento.

¿Cómo logró capturar el Hubble estas imágenes tan sorprendentes?

Hubble, NASA
Imagen del Telescopio Espacial Hubble

La región observada por el Hubble se conoce como HH 505, la cual emite grandes niveles de luminosidad. Es una zona bastante colorida que se encuentra circundante a estrellas recién nacidas dentro de la nebulosa. En el caso del HH 505, las olas de gas a alta velocidad provienen de la estrella IX Ori, que ese encuentra a unos 1.000 años luz de la Tierra, casi a las afueras de la nebulosa.

Esta cuenta con una actividad muy vibrante en su interior. Tanto así que en la imagen son fácilmente palpable las cargas energéticas y las corrientes de material estelar que la conforman. Gracias al material, los científicos pueden entender de una forma más profunda y completa cómo es el comportamiento y desarrollo de estos cuerpos en el amplio vacío espacial.

Debido a la dinámica tan rica dentro de la Nebulosa de Orión, ha sido objeto de admiración y estudio por parte de los investigadores. Además, es uno de los puntos más usados a la hora de probar los equipos fotográficos con los que se cuentan. En este caso, ha sido el Hubble el que ha vuelto a probar su valía con unas maravillosas imágenes.

Deja un comentario

Deja tu comentario