La lucha para que la inteligencia artificial sea reconocida legalmente como inventora suma un nuevo capítulo. La Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito Federal norteamericano ratificó la decisión de Leonie Brinkema, jueza de distrito en Alexandria, Virginia, quien en 2021 dictaminó que una IA no podía patentar sus propias creaciones por no tratarse de un ser humano.

La determinación representa una nueva bofetada para el científico Stephen Thaler, quien creó un sistema llamado DABUS que es capaz de realizar invenciones mediante el uso de la inteligencia artificial. Y esta vez fue el turno del juez Leonard Stark de echar por tierra los reclamos del especialista. Y para ello se valió del mismo argumento que ya estaba sobre la mesa: si no es una persona física, no es un inventor.

Para el magistrado, lo que estipula la Ley de Patentes estadounidense es muy claro y no requiere de demasiado análisis. "Los estatutos a menudo están abiertos a múltiples lecturas razonables. No es así aquí. Este es un caso en el que la cuestión de la interpretación legal comienza y termina con el sentido llano del texto. En la Ley de Patentes, los "individuos" (y, por lo tanto, los "inventores") son inequívocamente personas físicas. En consecuencia, no tenemos necesidad de considerar herramientas adicionales de construcción legal", explicó.

Pero Stark fue un poco más allá y aseguró que los argumentos de Thaler, quien asegura que no permitir que una inteligencia artificial patente sus inventos atenta contra la innovación y es inconstitucional, son especulativos y no tienen sustento.

"Cuando un estatuto responde sin ambigüedades y directamente a la pregunta que tenemos ante nosotros, nuestro análisis no se desvía más allá del texto simple. Aquí, el Congreso ha determinado que solo una persona física puede ser inventor, por lo que la IA no puede serlo. En consecuencia, se confirma la decisión del tribunal de distrito", concluye el documento.

EE.UU vuelve a negar que una inteligencia artificial pueda patentar sus creaciones

Inteligencia artificial

Es importante mencionar que Stephen Thaler aún tiene una oportunidad: dirigirse a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos. Si bien el Circuito Federal suele ser el último nivel en el que se definen cuestiones relacionadas con patentes, el abogado del científico ya manifestó la intención de apelar ante el máximo tribunal norteamericano.

El creador de DABUS sostuvo que Sudáfrica ya ha reconocido a la inteligencia artificial como inventora. Sin embargo, la Corte de Apelaciones fue contundente al respecto. Como dicho país no se rige por la Ley de Patentes estadounidense, no se puede tomar una decisión basada en ese antecedente.

Australia ha sido otro de los países en los que este tema ha sido motivo de fuerte debate, produciendo decisiones contradictorias en la justicia. Sin embargo, la mayoría de los veredictos en otros territorios clave —Reino Unido y la Unión Europea— han sido contra lo solicitado por Thaler en favor de su IA "inventora".

A menos que la cuestión dé un giro inesperado en los próximos meses, los antecedentes no son demasiado favorables para los promotores de DABUS. Si finalmente la Corte Suprema debe involucrarse en el caso, es improbable que le busque un significado diferente al texto de la Ley de Patentes.

"Puede que, llegado un momento, la inteligencia artificial alcance un nivel de sofisticación tal que pueda satisfacer los significados aceptados del inventor. Pero ese momento aún no ha llegado y, si lo hace, corresponderá al Congreso decidir cómo, si es que quiere, ampliar el alcance de la Ley de Patentes", indicó en su momento la jueza Brinkema al expedirse sobre el tema.

Deja un comentario

Deja tu comentario