Predator: la presa se convirtió en un éxito, incluso con la crítica especializada. Eso, a pesar de la insulsa polémica de que su protagonista fuera una mujer. Y también, que el argumento ocurriera siglos antes de la original. Pero la nueva película disponible Disney+/Star+ es un tributo a la franquicia y a su forma de concebir la violencia y la acción. Si algo tuvo en cuenta el director Dan Trachtenberg fue dotarle de alta calidad a la producción. También su habilidad de recuperar elementos más reconocibles en la mitología de la historia de Predator.

Con su aire naturista, la concepción del Yautja como una criatura agresiva y astuta, Predator: La presa volvió a sus orígenes. O al menos, a la forma en que las primeras dos producciones narraron cómo un cazador alienígena se enfrenta a los seres humanos. Tanto en la de John McTiernan de 1987, como la de Stephen Hopkins de 1990, el cazador y sus presas debían medir fuerzas en situación de desigualdad. En especial, cuando el depredador usaba todo tipo de equipo futurista, incomprensible para sus adversarios.

Pero al final, la forma de lidiar con la criatura era apelar a la audacia, estrategia e inteligencia. Algo que Predator: La presa utiliza como un elemento de importancia trascendental. También, como una vuelta de tuerca de relevancia en un guion rápido y conciso que lleva a una conclusión elegante. ¿Qué puntos recuperó la producción de Disney+/Star+ de sus anteriores para una nueva era de la saga? Te los enumeramos a continuación. 

Prey ya está disponible en Disney+ y Star+

Incluido con tu suscripción. Suscríbete ahora y ahórrate dos meses

El uso de la tecnología del Predator 

El depredador procede de una cultura alienígena avanzada dedicada, casi en exclusiva, a la cacería y a la guerra. Por lo que todas sus armas están construidas para ser herramientas multifuncionales que le hagan más rápida la tarea de matar. En Predator, de 1987, el personaje de Dutch debió abandonar la posibilidad de un ataque frontal. Y comprender la efectividad de uno más sutil y relacionado con el uso de la táctica. 

Prey, predator, La presa

Lo mismo ocurre con Naru, la figura central de Predator: la presa. Una vez que comprende que es prácticamente imposible derrotar al Yautja decide intentarlo mediante un ardid de habilidad. Y eso incluye deducir cómo funciona la tecnología alienígena de su contrincante y utilizarla a su favor. Un giro de argumento que ya la saga empleó con éxito antes. 

La frase mítica de la saga Predator

Con frecuencia, la saga analiza a la criatura titular como un misterio. Lo hizo en la primera de sus entregas, en la que era una presencia incomprensible en la selva. A continuación, en su secuela, en la que es un asesino enigmático en medio de la ciudad de Los Ángeles. 

En Predator: la presa, ocurre de la misma manera. Durante las primeras escenas, la tribu de Naru da por hecho que el monstruo misterioso que les ataca es un ente mítico. O al menos, un monstruo inexplicable que surge de la espesura en busca de víctimas. 

Pero al igual que el Dutch de Schwarzenegger, los personajes terminan por encontrar una respuesta a la naturaleza real del Yautja. Lo suficientemente comprensible como para enfrentarse a él. Es entonces, cuando Taabe, hermano de Naru, dice una de las frases más reconocidas de la franquicia. “Si sangra, podemos matarlo”. Una línea que conecta el film con el resto de su mitología. 

La temperatura corporal y esos pequeños detalles de poder 

La Naru de Predator: la presa tiene el don de la observación. O en eso se insiste en varios puntos del argumento. Puede ver cosas que otros no, lo que la hace una cazadora dotada con un raro don, el cual le permite advertir, casi de inmediato, algo acerca del depredador que vincula a su personaje con el de Schwarzenegger. Tanto Dutch como la joven comanche descubren que el alienígena puede detectar el calor de sus cuerpos. 

Y ambos personaje deducen que esa capacidad brinda al monstruo una especial ventaja. Por lo que de inmediato toman la decisión de buscar formas de evitarlo. Dutch se cubre de barro para disminuir su temperatura, mientras que Naru, come un tipo de flores naranjas que, al parecer, cumplen el mismo objetivo.

El significado del arma que se muestra en Predator: La presa

Después de vencer al Yautja, Naru regresa a la tribu con la cabeza de su contrincante como trofeo. También, con algo más. Una pistola que le entregó uno de los hombres que ayudó durante su enfrentamiento con la criatura alienígena. En el arma puede leerse con claridad una frase grabada “Raphael Adolini 1715”

Se trata, por supuesto, de una referencia directa a la escena de Predator 2, en la que Mike Harrigan (Danny Glover) recibe la misma pistola. La obtiene de manos de un grupo de Yautjas después de que el personaje venciera al cazador escondido en la ciudad de Los Ángeles. Se trata de un punto siniestro y elocuente que deja claro que Predator: la presa, podría tener continuación. 

Esa vieja costumbre en la saga

Los créditos finales de Predator: la presa actúan en cierta forma como una escena poscréditos. En una especie de animación al estilo rupestre puede verse toda la trama de la película reproducida en sus puntos más importantes. Pero al final, muestra lo que podría ser un elemento mucho más inquietante. Una imagen indica que un grupo de naves Yautjas regresan sobre la tribu. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

¿Se trata de un nuevo y futuro enfrentamiento, además del anuncio de una secuela? ¿O la ya conocida costumbre de los cazadores de recuperar el cuerpo de uno de los suyos caído en medio de la lucha? La película no ofrece respuestas. Pero el hecho de que el personaje de Danny Glover reciba en el futuro la pistola que Naru muestra a la tribu no son buenas noticias. O al menos, dejan claro la posibilidad de un enfrentamiento de consecuencias complicadas. 

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario

  1. La mayoría de puntos también se ven en la de Predators del 2010, solo la del 2018 fue la que falló en ello, en la película del 87 Dutch no descubrió que el Predator podía detectar el calor, llegó a esa conclusión por un tanto suerte y ahí entendió que el barro podría hacerle de ayuda, no se sigo pensando que el tema de la pistola debió de ser para otra historia, debía de expandirse la saga no contraerse.