Ken Pillonel ha vuelto a hacer de las suyas. El estudiante de robótica, que en 2021 se hizo famoso por crear el primer iPhone con puerto USB-C, ha reaparecido con un nuevo proyecto. Esta vez ha cumplido el deseo de muchos, al desechar el conector Lightning del estuche de unos AirPods.

Sí, leíste bien. Los primeros AirPods con puerto USB-C en su estuche ya son una realidad y, aunque no lo creas, también puedes adaptar los tuyos de forma casera. Siempre y cuando tengas el conocimiento y el equipamiento necesario para lograrlo, claro está.

En este caso, el proyecto de Pillonel partió desde una premisa diferente a la del que le dio su momento de fama original. El joven ingeniero se propuso atender la que, según él, es la principal deficiencia de los AirPods: la imposibilidad de reemplazar la batería incluida en el estuche.

Al tratarse de un compartimiento sellado, es imposible abrirlo para cambiar la batería en caso de que se agote. Al menos no sin romperlo. Por ello, decidió explicar cómo cortar una sección del estuche de los auriculares de Apple para dotarlo de un nuevo acumulador, y reemplazar la carcasa dañada con una impresa en 3D.

Sin embargo, Pillonel llegó a la conclusión de que durante el proceso existían grandes posibilidades de que se dañara el puerto Lightning. Y como Apple no vende repuestos oficiales del mismo, la única alternativa para continuar por la vía "oficial" es extraerlo de otro estuche de AirPods. Pero el susodicho decidió ir un poco más allá y reemplazarlo con un puerto USB-C, tomando en cuenta la normativa europea que hará obligatorio el uso de un cargador común a partir de 2024.

AirPods 3 | Apple

Ken Pillonel se adelanta a Apple y crea los primeros AirPods con USB-C

En las últimas horas, el estudiante de robótica publicó un vídeo en YouTube donde muestra el procedimiento completo. Además, ha liberado los diseños de la carcasa para el estuche de los AirPods, de modo que cualquiera pueda imprimirlos por su cuenta; y también ha puesto a disposición el diseño de las modificaciones a realizar para cambiar el puerto Lightning por uno USB-C.

De más está decir que todo lo que esta iniciativa tiene de novedoso, también lo tiene de inviable. Tal y como sucedió con el proyecto del iPhone con USB-C, Pillonel diseñó y encargó una placa de circuito impreso personalizada. Esto le permitió reordenar las "entrañas" del case de los AirPods para que sean compatibles con el nuevo conector.

Reitero el concepto previo. Lo que hace este joven ingeniero es fascinante, y envía un mensaje a Apple con respecto a ciertas prácticas o elecciones de diseño (y negocio) con las que muchos seguramente están en desacuerdo. No obstante, al ser una modificación tan profunda, no es una propuesta al estilo "hazlo tú mismo" que se encuentre al alcance de cualquiera.

De todas maneras, deja en claro que hoy en día no existe obstáculo técnico que no se pueda evadir a base de ingenio y conocimiento. No olvidemos que, además de dotar al iPhone y los AirPods con USB-C, el ingeniero suizo ha sido capaz de adaptar el puerto Lightning de Apple en un Samsung Galaxy A51.