Desde hace mucho tiempo se discute sobre si Apple debería o no abandonar el conector Lightning en favor del USB-C en el iPhone. En líneas generales, los usuarios ven con buenos ojos esta posibilidad, pero históricamente los de Cupertino la han objetado. Sin embargo, ya existe un iPhone con puerto USB-C, gracias al trabajo de un estudiante de la maestría de robótica de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza.

Ken Pillonel ha sido el encargado de darle vida a este proyecto, con el cual ha logrado lo que hasta ahora Apple se ha negado a hacer: dotar al iPhone con un puerto USB-C. Esta iniciativa le ha demandado varios meses de trabajo, pero el resultado final parece ser muy positivo.

En un breve vídeo publicado recientemente en su canal en YouTube, Pillonel presentó el "primer iPhone del mundo con USB-C". El clip dura apenas 39 segundos, pero permite apreciar el trabajo realizado con un iPhone X, que ya no tiene el tradicional conector Lightning. ¿Y lo mejor de todo? El hack permite tanto la carga de la batería como la transferencia de archivos.

El primer iPhone con puerto USB-C es una realidad

Por demás está decir que el proceso de adaptar el iPhone X para que sea compatible con un conector USB-C no ha sido sencillo. Pillonel ha prometido lanzar un vídeo explicando el proceso completo, aunque ya ha revelado algunos pormenores de su trabajo.

"Lo primero fue hacer funcionar la electrónica. El siguiente paso fue aplicar ingeniería inversa al conector C94 de Apple, y hacer mi propio circuito impreso con un puerto USB-C hembra. Después se establecieron y probaron los esquemas del proyecto, y lo último fue lograr que todo entrara dentro del iPhone", explicó en la descripción del vídeo.

Según la información disponible, Pillonel trabajó primero sobre un cable USB-C a Lightning, para lograr la adaptación del iPhone. Posteriormente diseñó e hizo fabricar un circuito flexible con el puerto USB-C en cuestión, para así incorporarlo al móvil en lugar del conector propietario de Apple.

Sin lugar a dudas se trata de un proyecto muy interesante, aunque claramente no es una adaptación que cualquier persona pueda hacer en su propia casa. De todos modos, abre un panorama interesante de cara al futuro; especialmente con la reciente decisión de la Comisión Europea de obligar a todos los fabricantes de móviles a adoptar el USB-C como conector unificado.

Todavía es una incógnita si Apple realmente abandonará el puerto Lightning en el iPhone, pero este experimento deja claro que podría incorporar el USB-C sin mayores problemas. Y, de implementarse, sería una solución más práctica para los usuarios. Por ejemplo, con los iPhone 13 Pro y Pro Max grabando vídeos en ProRes, contar con un puerto USB-C permitiría transferir los archivos a velocidades más altas. Y se lograría con cualquier cable compatible ya disponible.

Con los iPad Pro, Air y Mini ya utilizando el puerto USB-C, sería lógico que a futuro el iPhone siga el mismo camino. Tal vez el proyecto de Pillonel ayude a que Apple de el salto en su smartphone más rápidamente.