En pleno invierno de las criptos, Bit2Me sigue lanzando productos que hagan crecer el ecosistema. En este caso, se adentran en el sector de las pasarelas de pago con criptomonedas. Una para de su negocio para empresas que, en última instancia, revierte en el usuario final.

No es algo netamente nuevo. Bit2Me sigue la estela de un proyecto piloto que PayPal tiene en Estados Unidos y Reino Unido. Desde 2021, la fintech casi que podríamos decir primigenia, acepta pagos con criptos. De momento solo con Bitcoin, pero con intención de aumentar su rango al resto de monedas virtuales. También Stripe, la reina de las compras en plataformas digitales como la pasarela más usada. Desde principios de este año, Stripe permite pagar a creadores de contenido de Twitter con USD Coin. Una versión diferente y concentrada en un sector muy concreto que pone otra pata a un ecosistema creciente.

Con un grupo de empresas que ya forma parte de su pasarela de pago con criptomonedas –una de ellas del IBEX35 y que aún se mantiene en secreto–, y que vienen de su línea de negocio retail previa –y como petición previa–, quieren apuntar a varios objetivos. Primero con un despliegue en plataformas digitales y después en fase de desarrollo para el comercio físico. España es un país netamente turístico, con un amplio porfolio de empresas que nacen bajo el ala de un sector con altibajos en el país. Para Bit2Me, y concretamente para su fundador Leif Ferreira, "la dependencia del turismo es interesante y una forma de revertir algo que puede ser negativo para la transformación digital". Dicho de otro modo, la mayor aceptación internacional a las criptomononedas quiere tener su reflejo en los negocios locales.

Con foco en España, pero con intención de expandir su pasarela de pagos al resto del mundo – y probablemente Latinoamérica sea la región más interesante–, la pasarela de pago puede tener un fuerte impacto en regiones en las que las stablecoins son un reducto importante. Argentina o Brasil, este último uno de los lugares de más interés comercial para la startup valenciana, están en su lista. Un mecanismo que, ante unas divisas tradicionales afectadas por la inflación global, permita una segunda opción –quizá ahora pasando por sus horas más bajas–.

El problema de la volatilidad cripto

Con el invierno cripto en su punto más alto –al menos en teoría–, la duda es cómo tienen pensado frenar la volatilidad del precio de las divisas. Y que, por supuesto, no afecte a los beneficios de las empresas que acepten pagos con criptomonedas. Las compañías que acepten estos pagos pueden retirar, intercambiar o mantener las criptodivisas en función de los intereses que tengan.

Con todo, el modelo de negocio se basa en una comisión del 0,95 % por operación. Igual que el resto de servicios de Bit2Me. Por otro lado, el exchange garantiza una ventana de pago. Es decir, en el momento en el que se realiza la operación y el tiempo transcurrido en el que se acepta por la comunidad cripto en cuestión, la pasarela garantiza el precio inicial pagado. Es decir, no habrá perdida de poder adquisitivo ni riesgo para el comercio.

Este punto, en cualquier caso, obliga a Bit2Me a tener un "colchón" financiero que soporte la posibilidad de una reducción masiva de los valores de las divisas en caso de desplome eventual. Un punto que, dado el estado del sector, no termina de ser una idea del todo descabellada.

En mitad del invierno más frío

El precio de Bitcoin, ahora en ligero aumento, no soluciona una tendencia que lleva tiempo palpándose en el sector de las criptomonedas y empresas que crecen bajo su ala.

La caída de la valoración de Klarna, que desde 2021 acepta pagos con criptomonedas de la mano de Coinmotion, es la punta del iceberg de un sector tecnológico que empieza a perder fuelle. También Glovo, que tras confirmar su venta a Delivery Hero, perdía millones en valoración y se quedaba por debajo del umbral del unicornio (800.000 euros)

Sin embargo, es el cierre de 2gether, uno de los mayores bancos de criptos, anunciaba hace escasas semanas el cierre y bloqueo de sus cuentas en España. La pérdida masiva de la inversión obligaba a la fintech a recular para no caer en bancarrota. 3AC, Celsius, Votager, Blockfi o Gemini han seguido el mismo camino. La congelación de cuentas, consecuencia directa del frío inverno, es la máxima para muchas plataformas.

Con todo, Bit2Me no parece estar preocupada por el estado actual de la economía y el ecosistema. "Es algo que tenía que pasar y que puede ser hasta positivo", apuntan fuentes de la compañía, "había muchos players y algunos tenían que encontrar su lugar".

También en Hipertextual: