Anoche, en la madrugada del 20 al 21 de junio, personas de toda España vieron un curioso fenómeno rasgando el cielo. Multitud de bolas de fuego de diferentes tamaños cayeron desde el firmamento, dibujando una escena espectacular. No había aviso de lluvia de estrellas, cometas ni nada parecido, por lo que surgieron todo tipo de dudas, algunas de lo más conspiranoicas. Pero no se trataba de nada sobrenatural, sino de los restos de un cohete chino durante su reentrada en la atmósfera terrestre. 

Concretamente se trataba del cohete Chang Zheng 2F (CZ-2F), lanzado por la Agencia del Espacio China (CNSA) el pasado 5 de junio como parte de la misión Shenzou 14. Todo marchó bien y se cumplió su objetivo de llevar a 3 taikonautas (así se llama a los astronautas chinos) a su recién estrenada estación espacial. Después se contemplaba que las fases del cohete chino volvieran a la Tierra, pero no se sabía exactamente dónde ni cómo. 

El fenómeno fue captado por las cámaras del proyecto SMART, del Instituto de Astrofísica de Andalucía. Así, según ha explicado en YouTube su investigador principal, José María Madiedo, pudieron ver que la reentrada del cohete chino se produjo sobre el Atlántico, frente a las costas de Marruecos. Finalmente, la hilera de bolas de fuego se extinguió sobre el Mediterráneo, a unos 100 kilómetros de las costas de Argelia y Murcia. En definitiva, no fue nada peligroso, pero ofreció un bonito espectáculo para quienes tuvieron la suerte de estar en ese momento mirando al cielo.

Bolas de fuego procedentes de un cohete chino

La mayoría de avisos de observación de estas bolas de fuego se dieron en Andalucía, especialmente en Málaga y Sevilla. No obstante, también se pudo ver en el resto de la comunidad autónoma y mucho más al norte, con testigos en ciudades como Toledo o Valladolid.

Las cámaras del proyecto SMART, que se dedica precisamente al estudio de bólidos y meteoros en el suroeste de Europa, sitúan el fenómeno causado por el cohete chino avanzando en dirección noreste, desde Marruecos. Primero pasaron sobre Tetuán y después llegaron a España, situándose a solo 10 kilómetros de la costa de Almería, para luego marchar hacia su extinción sobre el Mediterráneo. En total, todo ocurrió en unos dos minutos, aproximadamente entre las 00:30 y las 00:32, hora peninsular española. 

Las bolas de fuego se vieron sobre todo desde Andalucía, pero también hubo testigos mucho más al norte de España

Cabe decir que este tipo de fenómenos son algo normal. Las bolas de fuego se generan cuando los fragmentos de un cohete arden a causa del rozamiento durante su reentrada en la atmósfera terrestre. Esto en realidad es algo bueno, puesto que se descomponen en fragmentos aún más pequeños y generalmente no causan daños al llegar a la superficie terrestre. 

El único problema de estas bolas de fuego procedentes del cohete chino es que no estaban previstas, por lo que no nos habíamos preparado para disfrutar del espectáculo. Eso lo hace aún más especial para quienes tuvieron la suerte de verlo por casualidad. Afortunadamente, gracias a las cámaras de aficionados y a profesionales como las del proyecto SMART, los que no tuvimos esa suerte podemos verlo ahora en diferido. No es igual de emocionante, pero sigue siendo de lo más interesante.