Hace dos años, The Wilds (disponible en Amazon Prime Video) planteó varias ideas de considerable interés sobre un escenario conocido. La historia de ocho adolescentes en medio de conflictos de diversa índole que deben sobrevivir en una isla desierta parecía tópica. Pero en realidad, desconcertó que el guion tomase caminos novedosos y experimentales para narrar una premisa basada en el mal interior. Sin el misterio tortuoso y asfixiante de Yellowjackets, la serie jugó con los mismos planteamientos. Pero mientras la serie de Ashley Lyle y Bart Nickerson explotó la crueldad y la oscuridad interior, la de Amazon Prime apostó a terrores más sutiles. Tanto como para que el resultado final su exitosa primera temporada fuera toda una sorpresa. Y para la segunda temporada de The Wilds se decidió explorar al máximo la premisa de Sarah Streicher.

La segunda temporada dota a toda la narración de un aire profundo y siniestro por completo novedoso. Pero antes de caer en la tentación de dar explicaciones oscuras o retorcer el hilo del enigma, The Wilds apuesta por un brillante sentido de la identidad. Consciente de que no toca un tema original, y que debe competir con narraciones idénticas, da un paso hacia adelante.

The Wilds comienza dejando claro el contexto y haciéndolo más oscuro por el mero hecho de su obviedad. Lo que vemos se trata de un experimento. Uno macabro por la deshumanización de sus participantes. Osado por lo que desea probar. Pero, en especial, preciso por el hecho de dejar claro que lo que desea contar — y cuenta — está basado en un premisa polémica de origen. 

Gretchen Klein (Rachel Griffiths) desea probar que una sociedad de mujeres controladas por mujeres y bajo términos femeninos. Quiere vencer las limitaciones de la sociedad patriarcal para crear un esquema jerárquico más eficiente y poderoso. La premisa se basa en el análisis del comportamiento de cientos de individuos, y en las reacciones de sus ocho sujetos de pruebas. En la temporada anterior, la serie mostró los enfrentamientos, horrores y dolores de un aislamiento controlado destinado a un propósito. En esta ocasión, muestra cuál es el destino de semejante diatriba social. 

El miedo que crea e impulsa: la utopía feminista 

Amazon

Una de las críticas más recurrentes a la primera temporada de The Wilds fue el hecho de que toda la estrategia de Klein tenía algo de ridículo y exagerado. ¿No había otro método para probar la habilidad innata de las mujeres para sobrevivir? Pero la serie utiliza justo ese sentido de lo excesivo para justificar su argumento. La prueba que tuvieron que atravesar las ocho adolescentes era superior a sus fuerzas. Pero no a sus capacidades, liderazgo y voluntad. Para el final de temporada, las sobrevivientes dejaron claro que lucharon para no morir y que una estructura casi primitiva surgió en medio del miedo.

La serie de Amazon Prime Video es consciente de esa necesidad de continuidad que muestra casi de inmediato a los nuevos sujetos prueba

Para sus nuevos capítulos, la premisa cambia de manera radical. Del proyecto “El amanecer de Eva” pasamos al “Crepúsculo de Adán”, que implica básicamente los mismos lugares y pruebas solo que con chicos adolescentes. Ya la posibilidad se asomó en el último capítulo de temporada y la idea se reforzó con la percepción de lo inevitable. Si el primer experimento tuvo resultados exitosos, el segundo es inevitable. Y es a través de esa línea de ideas que avanza la premisa de The Wilds en su segunda temporada. 

De hecho, la serie de Amazon Prime Video es consciente de esa necesidad de continuidad que muestra casi de inmediato a los nuevos sujetos prueba. Y lo hace en el mismo avión — o uno exacto — , sentado en los lugares que antes ocuparon sus contrapartes femeninas. El fenómeno experimental va a comenzar y The Wilds asume la idea que el público ya sabe qué ocurrirá, de modo que hace hincapié en ese ciclo inevitable. Pero también que esta vez el experimento resultó mal, tanto como para que se haga énfasis en el tiempo a través del cual se extendieron ambas experiencias. El proyecto Eva logró alcanzar casi cincuenta días, mientras que el Adán es considerablemente más corto. La mera condición de ese dato resulta terrorífico por sus implicaciones. ¿Qué ocurrió con media ocho adolescentes abandonados en una isla? ¿Qué provocó que su experiencia fuera peor, más violenta, espantosa, potencialmente mortal? 

The Wilds: un juego muy caro 

The Wilds cuenta con una puesta en escena detallada y en especial, una edición cuidadosa que permite acentuar la sensación de ir y venir entre escenas. Pero en especial, con un elenco que sorprende por su buen hacer y habilidad en medio de papeles complicados. Desde los hermanastros Henry (Aidan Laprete) y Seth (Alex Fitzalan) hasta Rafael (Zac Calderon), muestran el dolor de sus dilemas personales. Algunos de los cuales serán cada vez más importantes para entender el desenlace de la trama. 

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas.

Con un final de alta potencia y una asombrosa visión sobre el bien y el mal, construidos a modo de prueba en pequeña escala, The Wilds crea un nuevo tipo de poder. También, una creciente percepción que el programa tiene mucho que dar aún. Lo cual, con el cliffhanger del capítulo final,solo deja una pregunta urgente por respuesta: ¿la serie tendrá la osadía de volver para ofrecer explicaciones?