Cuando me preguntan qué barra de sonido comprar, mi cabeza siempre lanza la misma respuesta: Sonos Beam. Y la razón es simple: entrega una experiencia fantástica sin tener que desembolsar, por ejemplo, los 1.000 euros de una Sonos Arc. El problema es que, pese a ello, no todo el mundo está dispuesto a invertir unos 500 euros en una barra de sonido. Especialmente los que son primerizos en este campo. Por eso, la marca norteamericana ha presentado esta semana un nuevo producto enfocado específicamente en ese grupo de personas. ¿Su nombre? Sonos Ray.

La idea tras la Sonos Ray es, básicamente, apelar a todos esos clientes que quieren dar el salto a un producto de sonido dedicado –en lugar de utilizar los altavoces de la TV– pero no quieren invertir una suma demasiado grande de dinero en ello ni tienen conocimientos avanzados en lo que a sonido se refiere. Y esa, he de decir, es una meta bastante inteligente considerando que el auge de los servicios de streaming ha hecho que cada vez más personas se interesen por tener mejor equipo audiovisual en casa.

¿Cómo es la Sonos Ray?

Por fuera, la Sonos Ray es, sin lugar a dudas, un producto Sonos. Es sencilla, atractiva, bien construida… Y también ocupa menos espacio. Es un poco más pequeña que la Sonos Beam de segunda generación y, sin duda, mucho más pequeña que la Sonos Arc.

Todos los componentes acústicos de la barra están situados delante, apuntando hacia el espectador. ¿Por qué es esto importante? Porque, gracias a ello, puedes colocar la Sonos Ray en cualquier mueble. La Sonos Arc, por ejemplo, no se puede colocar en el interior del clásico mueble de televisión. Tiene altavoces que apuntan hacia arriba para generar el icónico efecto de la tecnología Atmos. Por lo tanto, situarla en un mueble de ese tipo haría que las ondas reboten en el interior del mueble en lugar de propagarse por la habitación. Con la nueva Sonos Ray, ese tipo de problemas no existen.

¿Y qué tal suena? He de decir que la primera impresión con la Sonos Ray ha sido realmente buena. Produce un sonido bastante bien equilibrado tanto en música como en películas y es capaz de llenar fácilmente un espacio pequeño o mediano –como el salón de un apartamento–. Habrá que evaluarla más detenidamente en el futuro para tener una imagen más completa pero, teniendo en cuenta el historial de Sonos y estas primeras impresiones, no me sorprendería en absoluto que esta se convierta en la mejor barra de sonido que puedes adquirir en su rango de precios.

Evidentemente, Sonos Ray carece de la tecnología Dolby Atmos. Y tampoco tiene HDMI ARC. Para conectarla a la TV, tienes que usar el cable óptico. Según Sonos, la idea es que esta barra sea compatible con tantas TVs como sea posible. Incluso las más antiguas, que carecen de HDMI Arc. Por eso decicieron optar por esta solución.

Al usar un conector óptico en lugar de un HDMI ARC pierdes la tecnología HDMI CEC, que permite controlar la barra de sonido con el mando de la TV. No obstante, Sonos ha incorporado un receptor de infrarrojos que capta e interpreta las señales de los mandos de la gran mayoría de televisiones, por lo que puedes igualmente controlar el volumen de la barra usando el control remoto de tu TV.

Algo que me llamó la atención es que la Sonos Ray no tiene micrófonos. Por lo tanto, no es compatible con el nuevo control por voz que la marca estadounidense ha anunciado en este mismo evento. No es una carencia notable en absoluto, pero sí resulta curioso que la compañía anuncie ambos productos en el mismo evento y, sin embargo, no sean compatibles uno con otro.

Compatible con todo el ecosistema Sonos

Lo que sí puedes hacer, como con cualquier producto de Sonos, es ir más allá gracias al ecosistema que la marca ha construido con el paso de los años. Algunos ejemplos:

  • Puedes vincular la Sonos Ray con otros altavoces de la marca –como dos Sonos One– para que, de forma inteligente, se complementen y generen un sonido aún más rico tanto en la reproducción de música como durante una película.
  • Puedes reproducir música desde diversos servicios de streaming usando la app. Spotify, Apple Music, Deezer, etc.
  • Es compatible con TruePlay, una función desarrollada por Sonos que adapta el sonido de la barra a la acústica de la sala para obtener la mejor experiencia posible. Su funcionamiento es bastante sencillo: cuando instalas la barra por primera vez, solo tienes que pasearte por la habitación con un iPhone en la mano –y la app de Sonos abierta, evidentemente–. Usando los micrófonos del iPhone y una serie de sonidos emitidos por la barra, el sistema interpreta cómo es la acústica de la sala y modifica algunos parámetros para obtener la mejor experiencia.
  • Es compatible con AirPlay 2.

¿Cuánto costará la Sonos Ray?

La Sonos Ray saldrá a la venta el 7 de junio tanto en España como en los principales mercados en los que Sonos opera. En dólares, su precio es 279. En Europa, la cifra sube levemente hasta los 299 euros. Y en México se venderá por 5999 pesos. Cifras bastante atractivas considerando las prestaciones que tiene esta barra.