Sonos ha presentado oficialmente su sistema de control por voz. Y digo “control por voz” en lugar de “asistente virtual” porque, como la propia compañía indica, no es un asistente de propósito general como Google Assistant o Alexa. El foco está en controlar diferentes parámetros de los altavoces con la voz o poder reproducir música de la biblioteca. No puedes, por lo tanto, consultarle qué temperatura hará o cuándo es el siguiente partido de los Lakers.

Un factor clave del Sonos Voice Control –así es como lo llaman– es la privacidad. Todas las órdenes son procesadas en local. Nada se envía u obtiene de un servidor externo. Se trata de un sistema que llevan años desarrollando de la mano de una startup francesa que Sonos adquirió en 2019.

Otro factor clave del asistente de voz es la velocidad. Sonos quería que tuviese una respuesta inmediata. Y también han trabajado para que funcione en todos los altavoces de Sonos que tengan micrófono. Incluso en los que llevan varios años en el mercado. Esto, evidentemente, ha sido un reto. Pues han tenido que desarrollar un sistema rápido, que funcione íntegramente en local y que, además, sea compatible con dispositivos antiguos que, quizá, no tienen una unidad de procesamiento especialmente veloz.

Una ventaja de un sistema íntegramente local es que, después de hacer una petición, el control por voz sigue escuchando durante unos segundos –seis, concretamente– por si queremos pedirle algo más sin tener que decir nuevamente la palabra de activación (Hey Sonos). Por ejemplo: puedes decir “Hey Sonos, pon algo de Daft Punk” e inmediatamente después decir “sube el volumen” sin tener que preceder esas palabras de “Hey Sonos”.

El control por voz incluso es capaz de buscar canciones de tu biblioteca musical o agregar canciones a la misma. Eso sí: no es compatible con todos los servicios. El caso más destacado es el de Spotify. Y la compañía no ha querido hacer declaraciones sobre cuándo o si en algún momento será compatible con el servicio de streaming. Apple Music, en cambio, es plenamente compatible.

Otra ventaja del procesamiento en local es que, en el caso del Sonos Roam y del Sonos Move, que son portátiles, no necesitas una conexión a internet activa para poder interactuar con el control por voz. Las opciones son más limitadas, obviamente. No puedes, por ejemplo, pedirle que reproduzca algo de Apple Music si no tiene conexión para obtener la canción del servidor. Pero sí puedes consultar el nivel de la batería, pausar o reanudar la reproducción, etc.

¿Y cómo afecta todo esto a la batería de los altavoces portátiles? Según Sonos, el impacto es ínfimo. Por lo tanto, los poseedores de un Sonos Roam o Move pueden estar tranquilos con este nuevo control por voz.

El lanzamiento de Sonos Voice Control se producirá el día 1 de junio empezando por Estados Unidos y, más adelante, también llegará a Francia. Su implementación, por cierto, no supone la desaparición de Alexa o Google Assistant de los altavoces de la compañía. Todos ellos coexistirán.