Cuando se anunció el Sonos Roam, quedé en la mitad de un pensamiento un tanto incómodo. Por un lado entiendo que intenten penetrar el mercado de altavoces portátiles. Por otro lado debo aceptar que estoy en el segmento de la población que odia el uso que se le suele dar a los altavoces portátiles.

También, siendo un feliz usuario de Sonos durante tantos años, me preguntaba qué tanto compromiso tendrían que hacer por el tamaño del Roam. Es posible sacar un sonido de cierta calidad, pero ¿qué tan bueno será, realmente?

Tras algunos días probando el Sonos Roam, tengo algunas respuestas. También tenemos que hablar del precio, si se justifica o no para el uso que muchas personas le darán y cómo, gracias a la tecnología que incorpora, puede ser lo suficientemente versátil para sacarle más provecho en diferentes situaciones.

Sonos Roam: portátil y construido para durar

Sonos Roam no es el primer altavoz portátil de la marca. Ese fue el Sonos Move, mucho más grande, pero con una batería interna y un sistema de carga simple en una base prácticamente invisible. El Move tiene una calidad de sonido bastante buena, en un tamaño relativamente compacto: más grande que un Sonos One pero más pequeño que el Sonos Five.

Aquellas personas que quieran un producto con sonido muy potente que sea capaz de música un lugar amplio —por ejemplo una piscina o un domingo de barbacoa— probablemente deberían pensar en el Move.

El Roam está diseñado para ser llevado a cualquier lugar y que sea lo suficientemente pequeño como para meterlo en la mochila y que no represente una molestia por su peso. Compite directamente con altavoces como los UE Boom o los JBL Flip, JBL Clip o JBL Go.

Entre otras cosas tiene una certificación IP67, por lo que es resistente al agua y al polvo. Sí: puedes usarlo para escuchar música mientras te duchas, aguanta sin problema. Sí: puedes llevarlo a una piscina y se puede caer al agua. No, no va a flotar, pero si sucede no pasará nada.

Sí, el Sonos Roam se puede sumergir en agua

IP67 significa que también te lo puedes llevar a la playa, o de camping, o si vas a acampar en una ruta. El polvo o la arena no será problema. Que puedas no significa que debas. Usar un altavoz en un lugar público no debería significar molestar a los de al lado

El Sonos Roam no es un dispositivo barato, especialmente si lo comparas con la competencia. Pero, desde un punto de vista de construcción y de portabilidad, es una buena noticia. Es un altavoz muy bien construido, con una calidad de materiales de alta gama, balance de peso y sensación en la mano bastante premium.

Otra elección de diseño acertada con el Roam son los botones físicos y no táctiles. Creo yo que es importante sentir los controles y lo que vas a presionar en este tipo de dispositivos. Gracias Sonos.

Tal vez hay un mercado de personas que siempre han querido altavoces portátiles como este, pero que consideran que los JBL, UE o Beat de la vida le hacen un flaco favor a la calidad de la música. Junto a una calidad de construcción y diseño cuestionable. Puede que caiga en un sesgo de confirmación, pero yo soy una de esas personas. Así que, en términos de construcción y calidad de materiales, el Sonos Roam responde a lo que busco.

Calidad de sonido del Sonos Roam

Pero de nada sirve un diseño bonito y una construcción duradera si la calidad de sonido no es buena. De hecho es el motivo principal por el cual llama la atención el altavoz. Es un Sonos, que tienen una reputación muy sólida en esta línea.

En ese sentido no mucho que argumentar. En cuanto a altavoces portátiles, el Sonos Roam tiene una calidad de sonido muy superior a cualquier otro dispositivo del mismo tipo. Está muy alejado de lo que los JBL o los UE pueden entregar.

Además de la calidad de sonido, Sonos tiene un sistema de optimización computacional de audio llamado TruPlay. Tanto en el Roam como en el Move, funcionan de manera automática. Se adaptan constantemente a las condiciones del lugar donde se encuentran. En determinadas situaciones es una muy buena noticia. En algunas otras no hace gran diferencia.

Dicho eso, la separación de instrumentos y de la voz sigue siendo buena. Los bajos no son exagerados, y como todo Sonos, no hace falta "ecualizarlo" para que se escuche bien.

Pero es un dispositivo pequeñito, hay un límite físico de lo que el Sonos Roam puede hacer. Hay que ser conscientes de esto y medir expectativas sobre lo que el altavoz es capaz de entregar en términos de volumen, bajos —tan importantes para muchas personas— y claridad de sonido.

El Sonos Roam permite emparejar dos altavoces para sonido stereo, lo cual siempre será mucho mejor en términos de calidad de audio, sensación de espacio, y que tanto puedes llenar ciertos lugares con música.

Los Roam también son los altavoces más baratos de Sonos, por lo que me parecen una buena alternativa para tener sonido estéreo de buena calidad en ciertos lugares, como por ejemplo la oficina en casa. Son pequeño, se pueden posicionar de forma vertical a cada lado del escritorio y mantenerlos conectados con cable USB-C. Y usarlos de forma portátil cuando haga falta.

Antes de la aparición de los Roam, para hacer algo similar, lo más barato eran los Sonos One SL. que tienen un precio de 200 dólares/euros. Sé que es un setup de sonido preferido o anhelado por muchas personas —después de todo Sonos ofrece buen sonido para altavoces conectados siempre a internet—. Por lo que es buena noticia que ahora se pueda hacer lo mismo por aún menos dinero.

Sonos Roam junto al Sonos Move

Tecnología

El Sonos Roam viene cargado de nueva tecnología. Tiene sentido, no es un altavoz habitual que está conectado siempre a la pared. Es un producto que está diseñado para moverse todo el tiempo.

Es por eso que tiene soporte de Bluetooth. De esa forma es posible conectar un smartphone sin necesidad de que ambos dispositivo estén en la misma red Wi-Fi.

También tiene una nueva función llamada sound swap. Te permite usar el audio que suena en el Roam a cualquier otro dispositivo de Sonos que tengas. Solo hay que mantener presionado el botón de reproducir.

Si volvemos a mantener presionado el botón de reproducir, el sonido vuelve al Roam. Yo tengo en casa una buena cantidad de productos de la marca y ha funcionado bien, nunca tuve momentos en que fallaba. Me pareció curioso lo bien que funciona una tecnología que tiene todas las papeletas para fallar, al menos al inicio o tal vez con productos más antiguos. Pero descubrí cómo funciona y es super interesante.

Cuando mantienes presionado el botón de reproducir del Sonos Roam, todos los altavoces de la marca emiten un sonido en muy alta frecuencia imposible de escuchar por el oido humano, pero que el Roam sí es capaz de detectar. De esa forma descubre cuál es el más cercano.

Roam también permite conectar un smartphone vía Bluetooth y enviar sonido a todos los demás altavoces de Sonos que estén conectados entre si vía Wi-Fi. Algo que se ha pedido por años a la marca.

El Sonos Roam se conecta a cualquier smartphone vía Bluetooth, no hace falta que ambos dispositivos estén en la misma red Wi-Fi

Pero la conexión Bluetooth también tiene algunas desventajas extrañas: no se pueden usar dos altavoces en modo estereo, solo vía Wi-Fi. Lo cual es extraño y diría que sin sentido.

La autonomía se sitúa en unas 10 horas. No está mal, pero es menos que mucha de la competencia a precios menores. Se puede recargar usando un cable USB-C y también soporta la carga inalámbrica con el estándar Qi.

Vale la pena recalcar que el Sonos Roam viene sin adaptador de corriente en la caja. Solo el altavoz y un cable USB-C. La compañía vende un cargador inalámbrico.

Por último, pero no menos importante: el Roam, como muchos otros productos de la marca, tiene soporte nativo de asistentes de voz de Google y Amazon Alexa. Esto es un diferenciado muy grande en comparación a cualquier otro altavoz competidor.

Lo primero que hago cada vez que recibo un nuevo dispositivo de Sonos es: probar Alexa, descubrir que los micrófonos funcionan bien a distancia e inmediatamente desactivarlo. Creo que lo que perdemos en privacidad no vale la pena en relación a lo que ganamos en comodidad.

Pero si para ti Google Assistant o Alexa es importante y te gustaría tener acceso en un dispositivo pequeño, portátil y con muchas horas de autonomía, el Roam es muy buena opción.

¿Deberías comprar el Sonos Roam?

Si lo tuyo son los altavoces portátiles y el buen sonido, la respuesta inmediata es sí. La buena calidad del dispositivo, la calidad de construcción, el tamaño y lo "aguantador" que es, sumado a las capacidades, tecnología y acceso a asistentes de voz, lo sitúan en una muy buena relación calidad/precio.

El Sonos Roam se puede comprar en la web oficial por 179 euros o 169 dólares. Está disponible en blanco y negro.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.