Razer Leviathan V2 llega para revolucionar el sonido de los PC gaming con un diseño compacto, audio espacial con la firma de THX (que la compañía compró en 2016), una gran personalización, el clásico RGB sello de la marca y, al igual que la versión anterior, con un precio bastante comedido, comparado con los accesorios premium de este segmento.

Han pasado más de siete años desde que Razer lanzase su primera barra de sonido para PCs. Durante este tiempo, este mercado -el de los accesorios gaming- ha crecido enormemente, tanto en oportunidades como en productos enfocados a un nicho de mercado que ha pasado de ser algo particular a tremendamente amplio.

No obstante, el apartado de sonido envolvente para este tipo de usuarios, se ha enfocado durante estos años en los auriculares, y se ha venido dejando algo de lado los dispositivos dedicado al sonido para los más jugones.

Razer quiere volver a poner sobre la mesa las posibilidades que ofrecen las barras de sonido para los jugadores, y lo hace, como no podía ser de otra forma, con los sellos característicos de la marca y del mercado a los que van destinados: un precio comedido, mucho RGB y unas especificaciones que convencerán a la mayoría de jugadores de PC.

Lo primero que salta a la vista es que la Razer Leviathan v2 mantiene muchos elementos del diseño anterior, pero renueva parte de sus características técnicas. Mantiene, eso sí, una de sus señas de identidad: un diseño compacto para descansar bajo cualquier monitor. Y este es un apartado especialmente importante, pues no ocupa mucho espacio pero a cambio ofrece un sonido más que interesante. Se complementa con un subwoofer, también para colocar sobre el escritorio, pero el conjunto al completo, como decimos, es bastante comedido en su tamaño.

La barra de sonido de Razer ofrece sonido envolvente y presume de THX Spatial Audio, el conjunto está compuesto por dos diafragmas de rango completo, el mencionado subwoofer de proyección inferior y como el resto de grandes accesorios de la marca, es compatible con Razer Chroma RGB, con 18 zonas de iluminación visibles y configuración dinámica durante el juego.

La conectividad, eso sí, es algo más limitada. Podremos conectarla al PC a través de un cable USB-C a USB-A incluido en la caja, que puede ser reemplazado por un USB-C a USB-C si tenemos un equipo cuya placa trae el nuevo conector estándar. Más allá de eso, ofrece conexión Bluetooth 5.2 de baja latencia para conectarlo al móvil o consolas como la Switch, pero nada más.

Teniendo en cuenta que es una barra de sonido enfocada al PC y a los juegos, es más que suficiente, sí, pero no hubiera estado de más una entrada HDMI ARC para dar mayor flexibilidad al conjunto o para conectarlo a una consola y un monitor sin altavoces, por ejemplo.

Una cosa a tener en cuenta respecto a la conectividad es la mayoría de grandes funcionalidades vienen de PC y de sus apps auxiliares, por lo que aquellos que esté fuera del ecosistema Windows, deben tenerlo en cuenta. Sí, hay apps para iOS y Android para controlar el RGB o la ecualización, pero son algo limitadas.

Teniendo todo esto en cuenta, ¿cómo suena la Razer Leviathan V2? Bastante bien, teniendo en cuenta su precio y su tamaño. No obstante hay que pasar por un proceso previo de ecualización para sacar el máximo partido a la barra. El sonido estándar, sobre todo para música, es algo pobre con los presets estándar, con graves algo ahogados y sonidos medios que se pierden con un volumen alto. En poco tiempo, eso sí, la podremos tener a nuestro gusto.

El sonido, una vez configurado, es nítido y agradable, con un bajos bastante interesante para juegos o películas. Algo que sorprende es el enorme volumen de sonido para una barra de este tamaño. Me atrevería a decir que, sentados en el escritorio, con un 30% del total de volumen, será suficiente para disfrutar de todos los matices que ofrece la Razer Leviathan V2. El resto puede estar bien para escuchar música y llenar la habitación, pero desde luego no para estar sentado frente al PC. Esto aumenta las posibilidades de audio de la barra, más allá de disfrutar de una película o de un sesión de juego frente al ordenador.

Una de grandes ventajas de la V2 respecto a la versión anterior es la inclusión de THX Spatial Audio, que puede ser un gran aliado para los videojuegos, pero es un función para disfrutar más de una sesión de juego en solitario o una películas que para el enfoque competitivo, para el que los auriculares con sonido envolvente sigue sin tener rival.

Razer Leviathan V2, ¿merece la pena?

Teniendo en cuenta su precio y prestaciones, unido al diseño compacto y las posibilidades que ofrece en el ecosistema Razer, pocas opciones disponibles en el mercado pueden competir con la nueva Razer Leviathan V2. Es quizás el modelo más interesante para dotar a nuestro PC de sonido envolvente sin necesidad de colocar monitores, todo en un diseño compacto y con los sellos característicos de Razer: mucho RGB y personalización a través de sus apps.

Nos hubiera gustado la posibilidad de que subwoofer se conectase de forma inalámbrica, ahora que es un estándar que está la orden del día, y que hubiese mantenido las opciones de conectividad del modelo anterior (salida digital y óptica) pero, de nuevo, dado su precio y sus prestaciones no se puede pedir mucho más.

Una barra de sonido para PC, con grandes posibilidades para el gaming y capaz de llenar una habitación con música sin demasiado esfuerzo. Un sonido nítido y claro (una vez pasado por un proceso de ecualización), un ecosistema de apps que ofrecen una gran personalización y sin duda un diseño bastante comedido en tamaño, hacen de Razer Leviathan V2 la mejor opción de las disponibles para el mercado del PC, seguida muy de cerca por la versión anterior, que con 7 años en sus espaldas, dice mucho del buen hacer de la marca en cuanto a accesorios gaming se refiere. Y con la Leviathan V2 no es diferente.