Europa sigue firme en su cruzada contra Apple por las restricciones que aplica al uso del chip NFC del iPhone y el Apple Watch. La Comisión Europea ha enviado una declaración de objeciones a la firma de Cupertino, por considerar que es anticompetitivo limitar el acceso del citado componente a Apple Pay.

Según las conclusiones preliminares de los reguladores europeos, Apple "abusó de su posición dominante en los mercados de monederos móviles para dispositivos con iOS". Esta afirmación se justifica en el hecho de que la empresa californiana no permite que aplicaciones de terceros accedan al chip NFC de sus dispositivos, obligando a los usuarios a depender pura y exclusivamente de Apple Pay para realizar pagos sin contacto.

La Comisión Europea asegura que la decisión de Apple impide la innovación y limita innecesariamente las opciones disponibles para los consumidores. Si los reguladores lo confirman, significaría una violación del artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que prohíbe el abuso de posición dominante.

"Tenemos indicios de que Apple restringió el acceso de terceros a la tecnología clave necesaria para desarrollar soluciones de monederos móviles rivales en sus dispositivos. En nuestra declaración de objeciones, encontramos preliminarmente que Apple puede haber restringido la competencia en beneficio de su propia solución, Apple Pay. Si se confirma, tal conducta sería ilegal según nuestras reglas de competencia", indicó Margrethe Vestager, comisaria de Competencia europea.

La acusación de la Comisión Europea contra Apple, y específicamente contra Apple Pay, no es motivo de mayor sorpresa. La restricción al acceso del chip NFC en los dispositivos de la manzana ha sido motivo de debate en los últimos años. En 2020 ya se había conocido que los reguladores europeos tenían en la mira una mayor regulación a los pagos sin contacto mediante esta tecnología; en tanto que en 2021 salió a la luz una primera postura en línea con lo que se anunció formalmente este lunes.

No es la primera vez que Apple Pay queda bajo la mira de la Comisión Europea

De todos modos, la declaración de objeciones de Europa no implica que Apple ya afronte sanciones; ni tampoco que deba abrir de inmediato el acceso a su chip NFC para que sea aprovechado por plataformas de terceros. No obstante, sí es un primer paso que los dirigidos por Tim Cook tendrán que atender.

Apple podrá responder a los reguladores europeos brindando una explicación sobre este tema, y de allí en adelante se verá cómo sigue esta historia. Por lo pronto, desde la Comisión Europea indicaron que su declaración "no prejuzga el resultado de una investigación", y que la misma se enfoca únicamente en la imposibilidad de terceros de acceder al chip NFC.

Esta última aclaración se relaciona con el hecho de que el organismo tiene otra investigación en marcha sobre el uso de Apple Pay en Europa. Sin embargo, la misma se enfoca en las condiciones que Apple impone para permitir el uso de su pasarela de pagos.

Desde siempre, Apple ha defendido la limitación del acceso al chip NFC del iPhone y el Apple Watch argumentando preocupaciones de seguridad. Esto va en línea con otras determinaciones de la compañía, como la imposibilidad de usar medios de pagos de terceros en la App Store. Y en esta oportunidad, se han mantenido por la misma senda.

"Apple Pay es solo una de las muchas opciones disponibles para los consumidores europeos para realizar pagos, y ha garantizado el acceso equitativo al NFC al tiempo que establece estándares líderes en la industria para la privacidad y la seguridad. Seguiremos colaborando con la Comisión para garantizar que los consumidores europeos tengan acceso a la opción de pago de su elección en un entorno seguro y protegido", indicaron los de Cupertino.