Los límites que Apple aplica al uso del NFC en el iPhone y el Apple Watch le podrían suponer un "tirón de orejas" por parte de la Unión Europea. Eso, al menos, indica Reuters, que asegura que los reguladores europeos están listos para acusar a la firma de Cupertino de prácticas anticompetitivas. La misma se enfocaría sobre el chip NFC, cuyo uso hoy está limitado a Apple Pay.

Según el citado medio, la medida podría obligar a los californianos a "abrir su sistema de pagos móviles a los rivales", y a la vez afrontar una importante multa. De todos modos, se menciona que la declaración de objeciones de la Comisión Europea se enviaría a Apple en 2022.

Esta noticia supone una nueva preocupación para los de la manzana. La compañía ha estado bajo el escrutinio de Europa por esta razón desde junio de 2020. Sin embargo, Reuters dice que, desde entonces, los reguladores han reducido el enfoque para ponerlo solamente sobre el chip NFC que usa Apple.

El chip NFC, un posible nuevo dolor de cabeza para Apple

La limitación que Apple impone al uso del NFC en sus dispositivos data del 2014. En aquel momento la empresa decidió que solamente Apple Pay pueda usar el chip incorporado al iPhone para realizar pagos. La explicación que se dio por entonces fue que la firma pretendía avanzar con cautela en la aplicación de nuevas tecnologías.

Sin embargo, con el paso del tiempo dicha tendencia se mantuvo. Actualmente los usuarios del iPhone o el Apple Watch no cuentan con otras vía de pagos mediante NFC que no operen bajo las condiciones de Apple Pay. Esto ha llevado a que los reguladores europeos pongan la lupa nuevamente sobre este tema.

Si la Comisión Europea avanza con esta decisión, habrá que ver cómo Apple la contrarresta legalmente. Por lo pronto, tendríamos que esperar hasta el próximo año para conocer fehacientemente las objeciones de los reguladores al chip NFC de Apple y su utilización.