Mientras los soldados rusos intentan fabricar armas con componentes de neveras y lavavajillas, los ucranianos están aprovechando las donaciones de compañías tecnológicas para destruir sus tanques. Lo hacen, en concreto, gracias a dos firmas dedicadas a la fabricación de bicicletas eléctricas: ELEEK y Delfast. Ambas han donado y previamente modificado sus productos incluyendo armamento, como misiles NLAW, para que los ciudadanos que están en el campo de batalla puedan defenderse ante la invasión rusa.

Según Danylo Tonkopi, fundador de Delfast, las bicicletas también están ayudando a los soldados a desplazarse por "el difícil paisaje actual del país". Además de, por supuesto, poder combatir contra los soldados rusos. Delfast, de hecho, modificó sus vehículos de dos ruedas incluyendo misiles NLAW en la parte trasera. Esto permite destruir aquellos tanques de origen ruso que circulan por las calles de las diferentes ciudades de Urania.

ELEEK también está distribuyendo bicicletas que permiten a los soldados rusos desplazarse rápidamente, según ha confirmado Vadym Ignatov,  vicepresidente de la Asociación Ucraniana de Participantes en el Mercado de Vehículos Eléctricos, a través de su perfil de Facebook. No está claro si estos vehículos también cuentan con armamento. No obstante, están equipados con prestaciones que pueden facilitar mucho las misiones de los soldados ucranianos. Entre ellas, puertos USB de 220 V para poder utilizar cualquier cargador normal.

Las bicicletas eléctricas no es lo único que está utilizando Ucrania para hacer frente a Rusia

Soldado con ordenador

La donación de bicicletas eléctricas por parte de ELEEK y Delfast no es la única que ha recibido Ucrania. El país invadido también está aprovechando las donaciones de Elon Musk, quien distribuyó al inicio de la guerra decenas de antenas Starlink para que los soldados y ciudadanos que continúan en las ciudades puedan obtener conexión a internet y comunicarse con sus familias.

Mientras tanto, Rusia tiene que lidiar con una escasa producción de nuevo armamento a causa de las restricciones de Estados Unidos y las principales compañías. Estas, recordemos, no distribuyen a Rusia ningún tipo de componente necesario para la fabricación de tanques. Los soldados, por tanto, han tenido que fabricar equipos militares utilizando chips de neveras, lavadoras o lavavajillas viejos.

Además de las bicicletas eléctricas, los soldados ucranianos también están haciendo uso de los AirPods que roban los rusos cuando saquean ciudades para mantenerlos localizados. Estos cuentan con una función llamada 'Find My' que permite localizar los auriculares prácticamente en tiempo real, pues estos se conectan de forma privada a los dispositivos cercanos para compartir la ubicación al propietario.