Rusia continúa notando las sanciones impuestas por los gobiernos de otros países y las diferentes compañías ante la invasión a Ucrania. Y estas, además de afectar a la economía, también están perjudicando el desarrollo de armamento militar. Gina Raimondo, secretaria de Comercio de Estados Unidos, ha asegurado en una audiencia del senado que los ucranianos están encontrando "semiconductores que sacaron de lavavajillas y refrigeradores" en el equipo que las tropas rusas abandonan en el territorio ucraniano.

Robyn Patterson, portavoz del Departamento de Comercio de Estados Unidos, menciona que fueron los funcionarios ucranianos quienes comentaron a Raimondo el hallazgo de componentes destinados a electrodomésticos en los tanques rusos capturados en el país. Estas piezas parecen servir al equipo militar ruso como reemplazo a otros semiconductores necesarios para el funcionamiento del equipo militar, dado a que la mayor parte de componentes provienen de occidente, y Rusia, ante las sanciones, no tiene acceso a ellos.

De hecho, y tal y como recoge The Washington Post tras las declaraciones de Patterson, el envío de productos estadounidenses destinados al desarrollo de equipos, en los que se incluyen semiconductores, dispositivos de telecomunicaciones o componentes para el desarrollo de tecnología marítima, ha disminuido un 85 % respecto al mismo periodo de 2021. Su valor, además, ha caído un 97 % frente al mismo periodo el año anterior.

Paralizar la capacidad de desarrollo en Rusia: el objetivo de las sanciones de Estados Unidos

Credit: Katie Godowski

El objetivo de Estados Unidos desde que inició la guerra ha sido limitar la capacidad de desarrollo en Rusia y así, por lo tanto, evitar que el país continúe con la invasión a Ucrania. Si bien puede parecer que la reutilización de componentes destinados inicialmente a neveras o lavavajillas están permitiendo al país liderado por Vladimir Putin avanzar en la fabricación de material militar, el portavoz del Departamento de Comercio de EE. UU. ha asegurado que dos de los mayores fabricantes de tanques rusos han tenido una producción inactiva a causa de estas sanciones.

Nuestro enfoque era negar la tecnología de Rusia, tecnología que paralizaría su capacidad para continuar una operación militar. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo".

Ha declarado Robyn Patterson, portavoz del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Anteriormente, Estados Unidos también confirmó que dos de las principales plantas de tanques en Rusia tuvieron que suspender su producción por las sanciones. La Casa Blanca desctacó, además, que unas 1.000 empresas han cesado sus negocios en el país.