Una de las industrias con mayor crecimiento durante los primeros meses de la pandemia de la COVID-19 fue la de la salud mental. Desde las terapias en línea hasta los tutoriales, todos gozaron de gran popularidad en 2020. Curiosamente son las apps de meditación quienes menos se preocuparon por el bienestar de sus usuarios.

Una investigación de Mozilla descubrió que 28 de las 32 apps más populares para meditar, rezar o tomar terapia plantean muchos problemas de seguridad. La fundación encontró que estas aplicaciones son peores que cualquier otra categoría que hayan analizado en los últimos seis años. Entre los fallos se encontró que muchas comparten datos libremente, permiten contraseñas débiles y aprovechan la vulnerabilidad de los usuarios para ofrecer publicidad dirigida.

En la lista se encuentran apps populares para meditar, como Headspace o Calm. También las aplicaciones para tomar terapia en línea, como Talkspace o BetterHelp, así como otras para rezar o combatir problemas como el trastorno alimentario o el estrés postraumático. Mozilla menciona que, a pesar de que estas aplicaciones se ocupan de problemas increíblemente delicados, no gozan de una política de privacidad clara.

Las apps de meditación son excepcionalmente espeluznantes, según Mozilla

Mozilla

Jean Caltrider, responsable de la guía Privacidad no Incluida que analiza productos, servicios y apps, indicó que la gran mayoría de aplicaciones de salud mental y oración son excepcionalmente espeluznantes. Misha Rykov, un investigador de Mozilla, reveló que estas aplicaciones funcionan como una aspiradora de datos que se disfraza de app de salud mental.

[Estas apps] rastrean, comparten y capitalizan los pensamientos y sentimientos personales más íntimos de los usuarios, como estados de ánimo, estado mental y datos biométricos. Resulta que investigar aplicaciones de salud mental no es bueno para tu salud mental, ya que revela lo negligentes y cobardes que pueden ser estas empresas con nuestra información personal más íntima.

Entre las peores apps se encuentran Talkspace y BetterHelp, dos servicios que ofrecen terapia en línea. Estas aplicaciones son muy populares en EE.UU. y gozan de inversiones millonarias de firmas de Silicon Valley. Entre sus fallos se encuentran una política de privacidad poco clara o la transcripción de chats que tienes con un terapeuta.

Calm utiliza tus datos para ofrecer publicidad dirigida y entre sus términos advierte que podría obtener información tuya de otras fuentes, como bases de datos públicas, socios publicitarios o plataformas de investigación de mercado. Mozilla menciona que Calm usaría toda la información que recopila de tus sesiones de meditación para inundarte de anuncios.

Headspace es menos severo que Calm, aunque recopila tu nombre, correo electrónico, teléfono o el Facebook ID. Pese a que comparte algunos datos con terceros, Mozilla indica que utiliza tu información para mantenerte dentro de la aplicación el mayor tiempo posible.

Aspiradoras de datos disfrazadas de aplicaciones

De acuerdo con los investigadores, las aplicaciones de salud mental recopilan más datos personales que cualquier servicio o dispositivo jamás analizado. Sumado a eso, la seguridad es tan débil que un tercio de las apps permiten contraseñas débiles, algunas de un caracter o número.

La guía Privacidad No Incluida de Mozilla realiza un análisis sobre la privacidad de dispositivos, productos para el hogar conectado. La información se ofrece en la web y cualquiera puede revisar a detalle en qué características de seguridad o privacidad fallan las apps y productos analizados.

Los investigadores realizan el trabajo que deberíamos hacer: leer las políticas de privacidad y términos de uso de los servicios o aplicaciones que usamos. "Analizamos toda la información que podemos encontrar que está disponible públicamente para los consumidores antes de que compren un producto para tratar de comprender las preocupaciones de privacidad y seguridad que debe tener en cuenta.", menciona.