La súbita interrupción de la producción Fast and Loose de Netflix, protagonizada por Will Smith, parece ser otra de las consecuencias del reciente escándalo de los premios Oscar. La nueva película del actor detuvo por completo su preproducción. Ya hace unas semanas, el proyecto tuvo su primer inconveniente. El director David Leitch se retiró de los créditos detrás de cámara y exigió trabajar en la producción de Fall Guy. Esta última protagonizada por Ryan Reynolds en lo que se rumoreó fue una decisión que tomó a Netflix por sorpresa. Pero al parecer ha sido el comportamiento de Will Smith durante los Oscar lo que al final produjo una cancelación tácita de la filmación. 

No hay un comunicado oficial, pero IndieWire explica que Netflix tomó una decisión radical. Por un lado, detener la producción por completo sin fecha de reincorporación. Al otro extremo, la posibilidad de seguir en un tiempo indeterminado con un director y ahora un actor distinto. No hay detalles sobre las posibles modificaciones, pero el film se ha convertido en un momento incómodo para el servicio de suscripción

Lo sucedido es el más reciente de una cadena de sucesos relacionados con Will Smith después de lo ocurrido durante los premios Oscar de la Academia. En medio de la polémica que le rodea, la decisión de la plataforma no parece casual. También podría interpretarse como un síntoma concreto acerca de lo que Will Smith puede esperar a mediano plazo. Lo que comenzó como un hecho bochornoso en medio de la ceremonia de los Oscar, parece haberse convertido en un problema mayor para el actor. 

Tanto que comienza a especularse que tanto impacto a futuro podría tener en su carrera. Mucho más a medida que se hace evidente que la Academia y la Industria no están dispuestas a dejar pasar el incidente. En realidad, lo que parece una pausa indefinida de la producción Netflix, es otra de las consecuencias de algo mayor. ¿Está la trayectoria y carrera de Smith en peligro? Es la gran pregunta que ahora mismo analiza el mundo del espectáculo. 

Del auge a la caída en desgracia 

Se trata de un precedente concreto que podría señalar el camino que tome la industria y la Academia ante lo ocurrido. Una semana después de que Smith sorprendiera al mundo con su comportamiento sobre el escenario, todo es incierto a su alrededor. En específico, porque la posterior reacción de gremios y sindicatos demostró que el hecho se encuentra en una zona gris. 

Solo el sindicato de actores (SAG por sus siglas en inglés) reaccionó el lunes siguiente a la transmisión del Oscar y anunció medidas disciplinarias. No obstante, ninguna se ha concretado. Por ahora, las posibles decisiones de estudios y las principales instituciones de Hollywood es confusa y un tanto desordenada. Pero algo está claro: Will Smith deberá esperar al menos una temporada complicada en el mundo del cine. 

Durante la semana pasada se informó que la Academia había comenzado una investigación sobre el escándalo en el escenario de los Oscar. No se precisó cuál era el método o protocolo relacionado con el procedimiento. Pero se dejó entrever que Will Smith podría ser expulsado de la Academia. Como ganador del Oscar, su membresía — y derecho a voto —  está asegurado. Pero antes que se tomara cualquier decisión, Smith decidió renunciar

En un comunicado, el actor explicó los motivos de su decisión y argumentó que se encontraba “avergonzado” por su comportamiento. “La lista de personas a las que he lastimado es larga. Incluye a Chris, su familia, muchos de mis queridos amigos y seres queridos, todos los asistentes y audiencias globales en casa”, dijo Smith en un comunicado. “Traicioné la confianza de la Academia. Privé a otros nominados y ganadores de la oportunidad de celebrar y ser celebrados por su extraordinario trabajo. Tengo el corazón roto”.

¿Y ahora qué? Will Smith en el ojo de la tormenta 

Pero, a pesar del mea culpa público, la campaña de relaciones públicas de Smith para soslayar lo ocurrido no está teniendo demasiado efecto. Las críticas públicas, discusiones a su alrededor e incluso muestras de apoyo se ha convertido en un fenómeno complicado que podría afectar su carrera. Hace unos días, trascendió que Sony detuvo el desarrollo temprano de Bad Boys 4, al parecer como consecuencia directa del escándalo de los premios Oscar. Eso a pesar de que se había informado semanas antes que Smith tenía parte del guion. No obstante, es obvio que los estudios intentarán desmarcarse, al menos de momento, de una situación tachada de bochornosa para la industria.

¿Será la última consecuencia evidente de lo ocurrido? Hay rumores que indican que la película de Apple TV+, Emancipation, podría también quedar cancelada o al menos suspendida. Lo que implicaría que buena parte de los proyectos para este año del actor estarían en suspenso o bajo grave riesgo de estarlo. ¿Podría ser el final del largo trayecto de Smith en el mundo del cine? solo el tiempo lo dirá.