La primera producción original de Netflix fue Lilyhammer (2012-2014), una poco conocida serie noruega que, en este sentido, se sitúa muy lejos de otras posteriores como House of Cards (2013-2018) o Stranger Things (desde 2016). Esta última siempre ha sido uno de sus grandes éxitos. Sesenta y cuatro millones de usuarios, y compañía, de la plataforma de streaming decidieron dedicar su tiempo de ocio a la temporada tres durante las cuatro semanas siguientes a su lanzamiento.

De modo que continuar con esta historia de terror y ficción científica de Matt y Ross Duffer es una apuesta segura para la empresa del entretenimiento. Aunque ambos hayan querido comparar su cuarta temporada con Juego de tronos (2011-2019), la ficción televisiva de David Benioff y D. B. Weiss que adapta en HBO las novelas escritas por George R. R. Martin (desde 1996). Porque esta idea no debe llevarnos a error: no tiene nada que ver con la polémica por sus episodios finales.

“La llamamos en broma nuestra temporada de Juego de tronos porque está muy dispersa, así que creo que eso es lo que es único o lo más exclusivo de la misma”, dice Matt Duffer en una entrevista para Deadline con su hermano y la actriz Winona Ryder, a la que conocemos bien por su Lydia Deetz de Beetlejuice (1988), la Kim Boggs de Eduardo Manostijeras (1990) o su May Welland de La edad de la inocencia (1993) y que volvió a la fama gracias a Joyce Byers en Stranger Things.

‘Stranger Things’ y ‘Juego de tronos’: un parecido tranquilizador

Netflix

“La familia de Joyce y [Will] Byers se fue al final de la temporada tres. Están en California; siempre quisimos tener esa estética de suburbio al estilo E. T. [1982], que finalmente pudimos hacer este año en el desierto”, continúa el cineasta estadounidense.

“Y luego tenemos a Hopper en Rusia; y después, por supuesto, tenemos un grupo que permanece en Hawkins. Así que tenemos estas tres historias, todas conectadas y entretejidas, pero son tonos muy diferentes”.

“[Pero] no sabíamos cómo de grande iba a ser la temporada, y ni siquiera nos dimos cuenta hasta que estábamos a la mitad, solo en términos de cuánta historia queríamos contar esta temporada”, matiza Ross Duffer. “Juego de tronos es una cosa a la que hemos hecho referencia, pero también para nosotros realmente de lo que se trata son las revelaciones, en el sentido de que realmente queríamos comenzar a darle a la audiencia algunas respuestas”.

La cuarta temporada de Stranger Things se estrenará el próximo 27 de mayo y estará dividida en dos partes.