En cuestión de días, Rocket Lab tendría la oportunidad de llevar adelante uno de sus planes más osados: capturar en el aire la primera etapa de un cohete espacial utilizando un helicóptero. Sin mayor contexto la idea suena descabellada, pero la compañía ha dedicado los últimos años ha estudiar y probar esta posibilidad con el fin de reutilizar sus cohetes y conseguir que sus propuestas sean económicamente viables en el mediano y largo plazo.

A partir de hoy, 19 de abril, se ha abierto una ventana de 14 días para el 26° lanzamiento del cohete Electron. La misión ha sido bautizada como "There and Back Again" y llevará 34 satélites de distintas compañías a la órbita terrestre, despegando desde Nueva Zelanda. Hasta allí nada demasiado novedoso.

El dato verdaderamente especial es cómo Rocket Lab intentará recuperar el citado cohete reutilizable. A diferencia de ocasiones anteriores, donde directamente caía en el océano, esta vez la empresa utilizará un helicóptero especialmente preparado e intentará capturarlo en el aire, evitando la tarea de rescate en el agua.

La aeronave en cuestión es un Sikorsky S-92, que ya ha realizado varias pruebas desde 2020 para tratar de completar la difícil tarea. "Atrapar en el aire la etapa de un cohete cuando regresa del espacio es una operación muy compleja que exige extrema precisión. Varios hitos críticos deben alinearse perfectamente para asegurar una captura exitosa", explicaron desde la compañía.

¿Cómo hará Rocket Lab para atrapar un cohete con un helicóptero?

De acuerdo con la compañía, el helicóptero partirá una hora antes del lanzamiento de Electron y se ubicará en la zona de recuperación, a unas 150 millas náuticas de la costa de Nueva Zelanda. Allí esperará que la primera etapa se separe del resto del cohete, lo que ocurrirá aproximadamente dos minutos y medio después del despegue.

Mientras la segunda etapa del cohete continua su camino para desplegar los satélites, la primera comenzará el descenso a casi 8.500 kilómetros por hora. Obviamente, dicha velocidad hace imposible cualquier intento de captura y por ello jugarán un papel clave los paracaídas; el primero se activará cuando el objeto esté a unos 13 kilómetros de altura, y el principal lo hará a los 6 kilómetros.

Esto permitirá que el cohete realice el tramo final de su descenso a apenas 36 kilómetros por hora. De esta manera, el helicóptero tendrá el tiempo y la seguridad que se necesitan para intentar la atrapada utilizando un gancho. Y si el procedimiento es exitoso, la primera etapa de Electron volverá sana y salva a la base de Rocket Lab para los análisis correspondientes.

"Tratar de atrapar un cohete mientras cae de regreso a la Tierra no es una tarea fácil, es como enhebrar una aguja. Pero empujar los límites con operaciones tan complejas está en nuestro ADN. Esperamos aprender mucho de la misión a medida que trabajamos hacia el objetivo final de hacer de Electron el primer lanzador reutilizable para satélites orbitales pequeños, y brindar a nuestros clientes aún más disponibilidad de lanzamientos", aseguró Peter Beck, CEO de Rocket Lab.

Imagen: RocketLab

Distintas estrategias, un mismo objetivo

Lo que Rocket Lab propone es establecer un método factible para abaratar costos de cara al futuro. Al fin y al cabo, el objetivo que persiguen los cohetes reutilizables es justamente ese: que las operaciones espaciales privadas sean económicamente sostenibles en el tiempo, y a la vez reducir el tiempo de espera entre un lanzamiento y otro.

SpaceX está encarando una estrategia similar con el programa Starship. Si bien es cierto que los cohetes Super Heavy apuntan a una exploración espacial más profunda, la compañía de Elon Musk también ha desarrollado un sistema para atraparlos en el aire. Estamos hablando de Mechazilla, su torre de lanzamiento y captura con un interesante sistema de brazos mecánicos.

Claramente, existen amplísimas diferencias entre un método y el otro, pero apuntan a lo mismo: ganar en agilidad y economía.

Por lo pronto, tendremos que esperar para ver si Rocket Lab tiene éxito en su plan de capturar el cohete Electron con un helicóptero. Según Interesting Engineering, la maniobra podría darse el próximo viernes 22 como fecha más próxima.