La compra de Twitter por parte de Elon Musk, ahora cerrada por 44.000 millones de dólares tras un intenso fin de semana de negociación. Sin embargo, aunque mucho se ha hablado de los altos ejecutivos de la empresa, no son los únicos que se verían afectados por esta transacción. Un reporte del New York Times expone las opiniones empleados de Twitter, y esto es lo que piensan de la compra.

En enero de 2020, Jack Dorsey, en aquel entonces director general de Twitter, presentaba a un invitado sorpresa como parte de su conferencia. Cuando Musk apareció en las pantallas sobre el escenario, la multitud aplaudió y celebró. Algunos, según cuenta el reporte, incluso exclamaron a toda voz: '¡Te amamos!'. Dos años después, sin embargo, estas exclamaciones se convirtieron en murmullos en pasillos y oficinas; y es que los trabajadores de Twitter tienen miedo de un porvenir donde Musk sea la estrella de todo su universo.

De hecho, los empleados de Twitter han comentado su descontento sobre la manera en la que se han estado manejando las noticias en relación a la compra. Según explican, no han escuchado casi nada directamente de los altos mandos de la compañía; ni tampoco acerca de cómo podría afectarlos esto a todos en el futuro. Algunos han tenido que recurrir, irónicamente, a sus perfiles de Twitter, donde se han dedicado a preguntar a Parag Agrawal, director general de la compañía, e incluso al propio Musk, sobre todas las dudas.

Sin embargo, parece que estos esfuerzos han caído en saco roto. Las respuestas han sido escasas, desde las ofrecidas por los ejecutivos, hasta las de Elon Musk. Así lo aseguran 11 empleados en sus declaraciones al New York Times, quienes han preferido permanecer en el anonimato por obvias razones.

El domingo, el consejo de administración de Twitter se reunió para discutir la oferta del Sr. Musk y se dijo que la estaba considerando seriamente. Algunos empleados expresaron sus frustraciones por el continuo silencio en Twitter el lunes por la mañana, mientras que otros se lamentaban en chats privados.

The New York Times

Twitter en contra de su propia filosofía

Twitter se ha ganado la fama de ser la 'plaza del pueblo'. En esta red social, cualquiera puede comentar lo que quiera, incluso cuando son opiniones no demasiado acertadas. Es por esto mismo que, si vas a decir algo, tienes que tener en cuenta que los demás tienen la misma libertad que tú y podrías acabar en un hoyo terrible. Sin embargo, parece que puertas adentro la compañía no funciona de la misma manera, y los trabajadores no han escuchado casi nada sobre el caso que no venga de rumores, o de las noticias publicadas en la red social para la que trabajan.

No obstante, este es un procedimiento bastante habitual para todas las compañías que se encuentran en pleno proceso de transferencia de poderes. En estos momentos, los ejecutivos se encuentran totalmente centrados en conversaciones con abogados, compañías de relaciones públicas, banqueros y muchas otras instituciones. Por esto, es normal que los trabajadores se mantengan ligeramente aislados durante estos tiempos.

La llegada de Musk ha provocado grandes miedos entre los trabajadores. De hecho, comentan su preocupación porque este cambio acabe en detrimento a las extenuantes jornadas que la compañía y todo su equipo ha invertido a la hora de combatir toxicidades en Twitter. Esto tiene una razón, y es que el empresario tiene un don para revolver las aguas con sus declaraciones impredecibles y, en muchos casos, abruptas.

El problema es que si se convierte en una empresa muy diferente de la que pensaban que trabajaban, no se puede hacer nada. Es una incómoda relación de trabajo.

David Larcker, profesor de contaduría y gobierno corporativo en la Universidad de Stanford

Pero los valores morales y éticos de Twitter no son la única preocupación de los trabajadores. Hay serias preguntas sobre si este grupo recibirá también los golpes asestados por las decisiones y planes de Elon Musk para con la compañía. Muchos de los empleados de Twitter reciben más del 50 por ciento de su compensación en forma de acciones en la empresa. Por esto, "Si el Sr. Musk consigue comprar Twitter al precio propuesto de 54,20 dólares por acción, los empleados dijeron que temen perder el valor a largo plazo de sus acciones", declara el NYT.

Los cambios que depara la llegada de Musk a la red social

Desde un inicio, Elon ha dado a conocer cuáles son sus planes para con la compañía en caso de ser efectiva su llegada. El empresario tiene intenciones de deshacerse de casi todas las políticas de moderación de la red social. Estas son las encargadas de limitar el contenido que pueda contener amenazas de violencia o muerte; acoso y spam.

Además, Twitter tendrá que dar a conocer más información sobre el funcionamiento de su algoritmo. Y, además, tendrá que dar el paso y convertirse en una compañía privada.

Desde el año 2008, Twitter ha estado afinando sus políticas sus políticas de moderación. Tanto así, que a día de hoy cuenta con un equipo de cientos de personas que se encargan de revisar y vetar contenido que pueda resultar dañino para el resto de usuarios de la plataforma. Por esto, los movimientos de Musk no solo podrían arruinar la experiencia de millones de personas en el mundo; sino también dejar en la calle a un montón de trabajadores.

El problema de reclutamiento de Twitter podría crecer aún más si los empleados actuales renuncian, como algunos han advertido que lo harían si el Sr. Musk se hace cargo.

The New York Times

Estos cambios parecen estar creando dudas entre aquellas personas que, otrora, habían intentado unirse a la compañía. Según expresa el New York Times, "Los posibles candidatos han expresado su escepticismo acerca de los planes del Sr. Musk para transformar Twitter y poner fin a su moderación de contenidos, dicen esos documentos…".

El nuevo recibimiento de Musk por parte de los trabajadores de Twitter refleja un gran contraste con los sucesos de hace dos años. En su momento, los empleados escucharon con atención las palabras del empresario; quien aseguraba que la plataforma tenía la necesidad de mejorar sus métodos de moderación. Esto para poder separar bots y estafadores de los humanos reales que usaban la red social de forma activa. Ahora, sin embargo, parece que algunas cosas han comenzado a cambiar.