Will Smith es uno de esos actores a los que desde hace años se asocia con el Premio Oscar. Su reciente coronación como “Mejor Actor” por su papel como el padre de las hermanas Venus y Serena Williams en El Método Williams cierra un círculo. Uno que, visto lo visto, es amplio, tanto por el interés de la crítica especializada como por los seguidores. Desde hace años y hasta la actualidad, la sensación es que el actor buscaba roles que pudieran acercarlo al premio.

Eso derivó en un puñado de películas conmovedoras, que exploran distintos dramas, tanto personales como sociales. En varias de ellas la actuación es positiva y en otras no tanto. Pero el factor emotivo, muchas veces clave en este tipo de premiaciones, era una constante. Por tanto, de nuevo, y aunque no tuviera opciones reales, se podía escuchar a una seguidor postulando al premio. De uno u otra forma, el Premio Oscar y el nombre de Will Smith se relacionaban cada cierto tiempo.

Rey Richard ofrece la particularidad que enfoca una historia formidable, con dos figuras históricas del deporte, a través de la mirada del padre y no de ellas. En el camino, la producción sirve para hacer una crítica social en relación con el racismo y el sistema deportivo que tritura a cientos de jóvenes que, en algún momento, aspiraron ser una estrella de su disciplina. 

Más allá de esta producción, compartimos otras opciones por las que de una u otra manera se le asoció con el premio. Se incluyen los dos proyectos por los que fue nominado como “Mejor Actor”, debido a dos films basados en hechos reales.

Will Smith y otras actuaciones
y películas destacadas

Will Smith ha interpretado distintos roles dentro de la industria, desde personajes ubicado en una realidad futurista hasta deportistas históricos, pasando por personalidades del mundo de la ciencia y hasta un superhéroe. Comienza el recorrido por algunas de las producciones que protagonizó y le representaron reconocimiento (y asociaciones con el Oscar)

Ali (2001)

Will Smith protagonizó esta biopic sobre Muhammad Ali. Si bien la película no cumplió con las expectativas que se le atribuyeron, fue una de esas oportunidades que actor generó para acercarse al reconocimiento de la academia. El deportista, que incluso es considerado como el mejor de la historia por algunos especialistas, fue una figura clave de la cultura estadounidense por sus logros como boxeador y su activismo político. Por este trabajo fue nominado por primera vez al Oscar.

En busca de la felicidad (2006)

Actuando como Chris Gardner, un papá que hace todo lo posible por cambiar su suerte, conseguir un mejor y cuidar de su hijo, Will Smith volvió a ser asociado con el Premio Oscar. Se trató de una interpretación emotiva, en la que el personaje atraviesa distintas crisis y ante las cuales se sobrepone o transforma. La producción fue un éxito y, a través del tiempo, se sostiene como una de esas películas que se recomienda cuando se habla sobre el actor. Antes de Rey Richard, esta fue la segunda nominación a los premios Oscar que recibió.

Siete almas (2008)

Otra película que evoca, de alguna forma, a En busca de la felicidad. No son la misma historia pero sí tienen el mismo fin: conmover a más no poder a la audiencia, propiciar la lágrima, tanto por la alegría como por felicidad. En esta película, Will Smith interpreta a  Ben Thomas, quien idea un plan para ayudar a siete personas sacrificándose a sí mismo. Un repaso por cómo el sufrimiento humano y la necesidad tiene distintas caras. 

La verdad oculta (2015)

En esta producción interpretó al Doctor Bennet Omalu. Este especialista se encargó de investigar durante años los efectos colaterales que la práctica del fútbol americano generaba en el cerebro de los jugadores. Análisis mediante, alertó sobre las distintas enfermedades mentales que sufren, a consecuencia de esta práctica deportiva. Los apuntes de este galeno, en un principio, no fueron tomados en cuenta. Mediante Will Smith se cuenta toda esta historia.

Dentro de estas cuatro producciones hay distintos films con los que el actor ganó fama y incrementó su reputación, aunque no contó con el favor de la crítica. Su reconocimiento como “Mejor actor” puede entenderse, también, como un premio a una trayectoria extensa, con proyectos arriesgados, otros cuestionables y aquellos, en especial los basados en hechos reales, en los que el actor respondió de buena manera.