No es la primera vez que Will Smith reacciona de forma sorpresiva ante un comentario. La escena que está dando la vuelta al mundo en la que el actor da una bofetada al comediante Chris Rock durante la ceremonia de los premios Oscar tiene un antecedente registrado hace unos años. Se produjo en el año 2012. A propósito del estreno de Hombres de Negro III, el actor tuvo un cruce con un periodista en ucraniano.

Will Smith estaba atendiendo a distintos medios de comunicación en la alfombra roja del evento organizado para la presentación de la película. Uno de los comunicadores que lo consultó fue un reportero de la televisión ucraniana. Al momento de despedirse, el enviado se acercó al actor, lo beso en la mejilla y luego intentó besarlo en la boca. Smith marcó distancia física y soltó un bofetón más suave que el visto durante la ceremonia de los Oscar.

En esta oportunidad, no hubo alguna broma directa que podría ser considerada pesada, pero sí un hecho que podría entenderse como una extralimitación en las funciones del reportero y una violación al espacio personal de cada quien. Las cámaras registraron el momento y Will Smith intentó restarle peso. Más allá de los memes y las opiniones que se pueden tener al respecto, lo ocurrido en la ceremonia de los premios Oscar marca un antes y un después dentro de este tipo de eventos

Will Smith y lo ocurrido durante los Oscar

Chris Rock estaba realizando distintos comentarios sobre los participantes, en clave humor negro. Uno de ellos tuvo relación con la esposa de Will Smith, Jada Pinkett-Smith, quien sufre alopecia desde hace unos años. Rock se refirió a ella diciendo que podría interpretar a la protagonista de G.I. Jane en una secuela de la película protagonizada por Demi Moore en 1997. En ella, Moore debió raparse por completo para actuar como una militar.

Jada Pinkett-Smith, a través de sus redes sociales, ha hablado de manera abierta sobre el tema, insistiendo que no es una cuestión estética sino una condición. La alopecia es una enfermedad del sistema inmune que ataca a sus propias células y afecta al cuero cabelludo. Visto desde esta perspectiva, la reacción de Will Smith podría estar justificada al considerarlo como una burla a algo más complejo que un simple look.

En el fondo de la discusión, también se encuentran distintos debates, como la censura sobre los cuerpos o la violencia física, relacionadas con una suerte de canon estético que define si una persona puede considerar como bella o si su cuerpo es el adecuado o no. Más allá de que la reacción de Smith sorprendiera a todos los espectadores, puede ser un suceso que invite a reflexionar sobre distintos aspectos.