El exceso de calor generado por los nuevos centros de datos de Microsoft en Finlandia se utilizará para calefaccionar hogares, comercios y oficinas en el área metropolitana de Helsinki. Así lo dio a conocer la corporación de Redmond, que se alió con Fortum, la empresa energética que pertenece al estado finlandés.

Microsoft planea construir los data centers en cuestión en la región sur de Finlandia, y los mismos funcionarán completamente en base a energías limpias. Lo que Fortum hará será capturar todo el calor residual generado a partir de la refrigeración de los servidores y lo redirigirá hacia distintas ciudades. Específicamente, Espoo, Kauniainen y Kirkkonummi.

El procedimiento es realmente llamativo. De acuerdo con la compañía finlandesa, el calor obtenido de las instalaciones de Microsoft será distribuido a través de una estructura de calefacción urbana, que consiste de más de 900 kilómetros de tuberías bajo tierra, en forma de agua caliente.

El proyecto de Microsoft en Finlandia es el más grande que se ha concebido en el mundo para reciclar el calor residual generado por los centros de datos. Fortum asegura, además, que los estadounidenses eligieron el lugar donde instalarán la nueva estructura de servidores ya pensando en un plan de reutilización del calor sobrante.

Sanna Marin, la primera ministra de Finlandia, se mostró entusiasmada con esta iniciativa. "La decisión de invertir en un centro de datos que también proporcione calor excedente a nuestras ciudades y hogares es beneficiosa para todos. Acelerará el crecimiento digital de Finlandia y hará que nuestro sistema energético sea más ecológico", aseguró la mandataria.

Finlandia reutilizará el calor excedente de los centros de datos de Microsoft

Photo by Massimo Botturi on Unsplash

Lo que Microsoft y Fortum proponen es una demostración de cómo se puede tratar de explotar cada margen posible de energía limpia a disposición. En el caso del sistema de calefacción urbana finlandés, el reaprovechamiento del calor residual de los centros de datos permitirá reducir las emisiones de dióxido de carbono del área metropolitana de Helsinki en unas 400 mil toneladas anuales.

Todavía no se ha informado cuándo comenzará a funcionar la infraestructura de la compañía norteamericana en Finlandia, pero seguramente haya novedades en el corto plazo. Una vez que la estructura se encuentre en funcionamiento, el 60% de la calefacción en la región provendrá de energías renovables; y el 40% de esto será de los centros de datos y otras fuentes de calor residual.

Así, los dirigidos por Satya Nadella suman una iniciativa más para reducir el impacto ambiental de sus data centers. Recordemos que Microsoft está experimentando con un sistema de refrigeración que consiste en sumergir sus servidores; esto se hace con un líquido a base de fluorocarbono que se encuentra en estado de ebullición.

Bajo esta modalidad, los ingenieros de la compañía aseguran que es posible bajar el consumo energético de cualquier servidor en un 15%. Si consideramos la bestial magnitud de estas estructuras de hardware, sin dudas se trata de una reducción muy importante.

Lógicamente, Microsoft no es la única empresa que trabaja para que sus centros de datos sean energéticamente más eficientes. China también ha instrumentado un plan para construir su propia infraestructura submarina de servidores; la misma se ubicará frente a la costa de la provincia de Hainan, aunque recién podría comenzar a operar dentro de los próximos cinco años.

Los encargados del proyecto en el gigante asiático quieren probar que el agua fría del mar podría ser clave para reducir los costos de refrigeración y el impacto que los centros de datos tienen sobre las redes de energía eléctrica. Se estima que el 70% de los costos operativos de un data center en territorio chino corresponden al uso de la electricidad.