El compositor Hans Zimmer es amado por un buen número de cinéfilos gracias a sus bandas sonoras y, tal vez en la misma medida, detestado por muchos otros. A los primeros les gusta la potencia de sus partituras, y los segundos abominan lo que ven como una música machacona. En cualquier caso, quizá se pongan de acuerdo al enterarse de que, en un concierto reciente, ha tenido un gesto de solidaridad con la Ucrania atacada por la Rusia de Vladímir Putin.

El alemán se encuentra al inicio de su gira por el viejo continente de este 2022, la Hans Zimmer Live, por tercera ocasión tras las que hizo en 2014 y 2019 con una orquesta, un coro y una banda de 130 miembros en total. Ha comenzado el día 22 con actuaciones en Reino Unido, tres jornadas en el escenario londinense de The O2 Arena, conocido popularmente como The Dome, y otra en el AO Arena de Manchester, y quiere pasearse por otros quince países hasta el 30 de abril.

Pero el pasado día 23 decidió interrumpir la función musical para mostrarle al público de la ciudad británica un vídeo que pone la piel de gallina. Lo ha grabado John Stanmeyer, fotoperiodista de Time y National Geographic y ganador de la Medalla de Oro Robert Capa en 1999 y el Word Press Photo 2014 por imágenes impactantes, las del asesinato de Bernardino Guterres en Dili, capital de Timor Oriental, y la de emigrantes africanos buscando la línea somalí con el móvil en Yibuti.

El pianista ucraniano que no dejó de tocar

@AlexPian_Official

Se trata de un pianista ucraniano llamado Álex, que toca con su instrumento el tema “Time” de la banda sonora que Hans Zimmer compuso para Origen (Inception), la película más cautivadora de Christopher Nolan (2010) sobre sueños dentro de sueños y la manipulación de ideas, en plena calle, mientras se oyen las sirenas que dan la alarma por los ataques aéreos de los aviones de combate rusos en Leópolis.

“Cuando comenzaron las sirenas por las bombas, la policía le pidió a todos que entraran en la estación de tren”, ha relatado John Stanmeyer en su cuenta de Instagram desde Ucrania. “Alex no se detenía, tocando su piano más fuerte frente a la advertencia de ataque aéreo. Su amiga se unió con las uñas rosas más relajantes. Una pasión simple, abrumadora de un minuto contra el miedo, contra la guerra…”

“Me encantaría compartir con vosotros la actuación completa de Alex”, prosigue el fotógrafo. “Siguió y siguió, sin dejarlo nunca. [Pero] la aplicación de [aviso de] ataque aéreo también se encendió en el teléfono, deteniendo la cámara”. Una verdadera pena que no haya podido grabar todo lo que el pianista y su compañera de las uñas rosas le sacaron a las teclas y las cuerdas interiores del piano vertical.

Pero que John Stanmeyer no haya podido captarlo en su totalidad no impide, por fortuna, que verlo dé auténticos escalofríos por la emoción que nos provoca cuanto significa que se escuche la música, el arte más visceral que existe de los que han ideado las personas, en medio de la violencia y la destrucción anunciadas por un bombardeo al que la gente decente solo se puede oponer con indignación.

El gesto de solidaridad de Hans Zimmer

Después de que John Stanmeyer difundiese el vídeo en Instagram, el propio Alex lo subió a su cuenta propia, con estas palabras entre signos de exclamación: “¡Mi protesta interna contra las sirenas, las bombas, los asesinatos, la guerra!”, seguidas de unos versos muy encendidos del poeta ucraniano Tarás Shevchenko (1814-1861), que sufrió represalias por unirse a movimientos revolucionarios.

Más tarde, el pianista de Ucrania colgó otro vídeo, pero esta vez del artista alemán: “Hola, Alex; soy Hans Zimmer”, dice el oscarizado autor de bandas sonoras fantásticas como las de Hannibal (2001), Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto (2006), Sherlock Holmes (2009) o Interstellar (2014), “y estoy admirado por tu forma de aprovechar el tiempo en tiempos de crisis”.

Me asombra lo que haces con la música para que se viva absolutamente el espíritu del pueblo ucraniano”, continúa Hans Zimmer con una bufanda llamativa en torno al cuello que tiene los colores de la bandera del país al que pertenece el joven pianista. “Estamos de tu lado. Tocaremos para ti esta noche. Siempre sacaremos tiempo para ti, siempre estaremos ahí para ti. Gracias”.

La música une

“Estoy muy agradecido con Hans Zimmer por el apoyo a Ucrania en esta terrible guerra que comenzó Rusia contra nuestro pueblo”, ha escrito Álex en Instagram. “Su hija, Zoë Zimmer, vio mi vídeo, que se volvió extremadamente popular en pocos días, y se lo enseñó a su padre. Ella me escribió palabras de apoyo y, anoche, Hans Zimmer mostró este vídeo en Londres en el O2 Arena frente a 15.000 personas y también grabó un vídeo de apoyo personalmente para mí”.

“Estoy muy agradecido con la familia Zimmer por llamar la atención sobre la guerra en mi país”, dice asimismo el ucraniano. “Me complace haber hecho una gran contribución como fuente de información, para que la mayor cantidad de personas supiera la verdad y protestara contra esta Rusia agresiva y criminal”. Y remata: “La música une”. Algo indiscutible a todas luces. Solo hay que saber de esta historia sobre un compositor célebre y un pianista en medio de la guerra de Ucrania.