Bank of America confundió a Ryan Coogler, director de Black Panther, con un ladrón de bancos. El hecho tuvo lugar en el mes de enero, y específicamente en una de las ramificaciones de la institución en la ciudad de Atlanta. Según comenta The Hollywood Reporter; el hombre estuvo "brevemente esposado" antes de que la policía local se diera cuenta de que estaban cometiendo un error.

"Lamentamos profundamente que haya ocurrido este incidente", comentó Bank of America al citado medio. De esta forma, continuaban su disculpa con un "Nunca debería haber ocurrido y nos hemos disculpado con el Sr. Coogler". Asimismo, el departamento de policía de Atlanta aseguró que este error se debió a un "caso de identidad errónea". El director, por su parte, ha aceptado las disculpas del banco, asegurando que todas las partes "han seguido adelante".

Esta situación nunca debería haber ocurrido. Sin embargo, Bank of America ha trabajado conmigo y lo ha resuelto a mi satisfacción y hemos seguido adelante.

Ryan Coogler

Cómo sucedieron los hechos

The Hollywood Reporter ha logrado hacerse con los reportes policiales de lo sucedido el 7 de enero de 2022. Estos explican que el director de Black Panther estaba con dos acompañantes en el área de estacionamiento al exterior banco. Fue en esta escena donde los susodichos fueron abordados por varios oficiales de policía tras una llamada del banco. ¿La razón? Una supuesta actividad "sospechosa" por parte de Coogler.

La atención del banco se centró en en el cineasta después de que extendiera un comprobante de retiro con el siguiente mensaje escrito en el reverso: "Quisiera retirar 12.000 dólares en efectivo de mi cuenta corriente. Por favor, cuente el dinero en otro lugar. Me gustaría ser discreto".

Para desgracia para del responsable de Black Panther, el monto a retirar activó las alarmas del banco. La cajera malinterpretó la situación como un intento de robo. Seguidamente, notificó al gerente de la institución, asegurando que "el sospechoso #3 está intentando robar el banco". La alerta provocó una llamada al 911.

Por su parte, los acompañantes, que durante todo este tiempo se encontraban afuera en un Lexus SUV negro, fueron interrogados por la policía brevemente. Aseguraron que se encontraban esperando por Ryan Coogler, "quien está haciendo una transacción monetaria dentro del banco y es un productor de cine", comentaron. Asimismo, la policía se interesó en conocer su descripción física, la cual encajó perfectamente con la del sospechoso que estaba "intentando robar el banco" justo en este momento. Lo que sucedió después seguramente ya lo imaginas: las autoridades trasladaron a los pasajeros a una patrulla.

Al final todo fue un terrible error

El director de Black Panther fue llevado fuera de las instalaciones del banco por dos oficiales. Y se encontraba, además, esposado. No obstante, a medida que las investigaciones avanzaron, los oficiales llegaron a la conclusión de que se trataba de un error y Coogler, junto a sus acompañantes, fueron finalmente liberados.

Al final de la operación, los afectados solicitaron los nombres y el número de placa de todos los oficiales en la escena. No obstante, parece que la respuesta del banco logró calmar los ánimos del cineasta, y todo siguió su curso.

El incidente no es un caso aislado. Desde el movimiento Black Lives Matter en 2020, muchas de las instituciones de Estados Unidos, incluyendo en gran medida a los departamentos de policía, han estado en el ojo del huracán debido al racismo sistemático que existe en el país. No es un secreto para nadie que las personas negras son más vulnerables a sufrir abusos por parte de los cuerpos de seguridad; así como también una mayor tasa de confusión de intenciones por parte de terceros.

Por su parte, Coogler se encuentra en Atlanta filmando la secuela Black Panther: Wakanda Forever. La producción tiene una fecha de estreno pautada para noviembre de este mismo año. Algunos reportes la catalogan como la filmación más accidentada de Marvel, incluyendo muchos retrasos debido a la muerte de su estrella principal y la pandemia.