Apple ha presentado nuevos dispositivos durante el evento "Peek Performance". Entre ellos tenemos el Studio Display; el nuevo monitor externo de la compañía que llega para complementar al Pro Display XDR. Eso sí, a un precio mucho menor.

El Studio Display cuenta con características que la convierten en un monitor muy atractivo. Entre ellas encontramos una impresionante pantalla 5K de 27 pulgadas, capaz de desplegar hasta 1.000 millones de colores y una tecnología antirreflectante. No obstante, esto no es todo, ya que el Studio Display de Apple también cuenta con el cerebro de un iPhone en su interior.

Una de las principales novedades del Studio Display es que incluye un chip A13. Sí, el mismo de los iPhone 11 y iPhone 11 Pro. Por supuesto, los de Cupertino no lo han puesto ahí por nada. ¿Por qué el monitor externo de Apple tiene el procesador de un iPhone? ¿Por qué tiene que ser uno tan potente?

El cerebro del Studio Display es un chip A13

Studio Display, la nueva pantalla de Apple

En esta ocasión, Apple ha destinado el chip A13 a tareas distintas a las que usualmente ejecutaría en un móvil. Aunque el Studio Display no es responsable de ejecutar aplicaciones —para eso está el ordenador conectado—, sí que existe un motivo por el que Apple lo ha incluido.

El Studio Display cuenta con algunas características que sirven como insignia para el nuevo producto. Entre ellas tenemos el Audio Espacial por el que Apple ha estado apostando fuertemente desde hace unos años. También, una cámara web totalmente renovada y con soporte para videollamadas con Encuadre Centrado; función que se estrenó con el iPad Pro M1, y que poco a poco ha ido llegando a más dispositivos; como el nuevo iPad Air de quinta generación.

Este nuevo monitor, a su vez, cuenta con un sistema de triple micrófono para ofrecer calidad de estudio al grabar audio o durante llamadas. Además, cuenta con los comandos de voz para Siri. Claro que estas no son las únicas características del Studio Display de Apple, pero sí que es un compendio ambicioso y poco habitual para un monitor.

Un procesamiento que cambia las reglas del juego

Por supuesto, cada una de estas funciones requiere un órgano central que ayude a coordinarlas de forma exitosa. La inteligencia artificial de Siri al ejecutar comandos, por ejemplo, necesita una unidad de procesamiento para poder analizar los comandos de voz del usuario.

Asimismo, el Audio Espacial requiere un estudio previo del entorno en el cual se encuentra el dispositivo, para poder aprovechar completamente sus características. De esta forma, el Studio Display puede usar sus seis altavoces para reconocer la habitación en la que se encuentra; enviar esta información al chip A13, procesarla y entregar una calidad de audio envolvente.

Potenciado con el chip de Apple. El chip A13 Bionic está detrás de algunas de las prestaciones más revolucionarias del Studio Display, como Encuadre Centrado, el audio espacial y «Oye Siri».

Sitio web de Apple

Encuadre Centrado, o Center Stage en inglés, es una característica que Apple incluyó por primera vez en su ecosistema con el iPad Pro M1. Usando el poder de la inteligencia artificial y el aprendizaje automatizado, el iPad Pro es capaz de reconocer a una persona —o varias frente a la pantalla y hacerle seguimiento. Ahora, esta función ha llegado también al Studio Display. Desde luego, para funcionar necesita de un procesador lo suficientemente potente para que la IA puede llevar a cabo sus funciones.

Estas son las características más interesantes que se ven potenciadas por el poderoso chip A13 del Studio Display. El monitor externo es el complemento ideal para cualquier Mac; tal como la novedosa Mac Studio. A su vez, el resto de prestaciones son tan impresionantes como su procesador interno.